Ríver terminó envuelto en la impotencia

Perdió con Lanús y volvió a mostrar las mismas fallas defensivas de siempre.



Con garra y corazón, Boca logró sumar otro título a su rica historia

BUENOS AIRES (DyN) – Extenuado y nervioso, Ríver Plate cerró el torneo Apertura envuelto en impotencia al caer 3-2 ante un fervoroso Lanús, en un partido en el que volvió a mostrar las mismas fallas defensivas que le quitaron puntos vitales a lo largo del campeonato.

Precisamente la tarjeta roja recibida por Trotta marcó un antes y un después en el desarrollo, que hasta ese momento era poco menos que un monólogo de Ríver y luego pasó a ser controlado ampliamente por los locales.

Ríver había creado dos claras jugadas de gol -con un cabezazo de Angel en el travesaño incluído- antes de que el propio colombiano cabeceara al gol un centro de Eduardo Coudet, sobre los 8.

Agresivo y decidido a quedarse con los tres puntos, Ríver complicaba incensantemente a Lanús. Y, sobre los diez, Pablo Aimar desperdició increíblemente un mano a mano ante Rodrigo Burela al tirarla apenas afuera.

Ríver lo pagó caro, carísimo: al minuto siguiente, Daniel Giménez cobró un penal de Trotta a López. El árbitro pareció equivocarse, pero lo cierto es que el defensor se fue de boca y pagó su irresponsabilidad con una tarjeta roja.

El “Chupa” trocó el penal por gol y Ríver de pronto se encontró con el tanteador igualado y un hombre menos. Allí comenzó su derrumbe anímico y futbolístico.

Y Lanús, con la autoestima en alza, se recostó en los quites de Ezequiel Carboni y las ganas del resto para empujar contra su arco a un Ríver quebrado en el mediocampo y carente de respuestas.

A los 19, el palo derecho de Roberto Bonano devolvió un remate de Sarría desde un ángulo cerrado y, sobre los 31, un cabezazo cruzado de López pasó apenas al lado del palo derecho.

Tras la reanudación, Ríver siguió sin poder levantar cabeza y a los 9 Lanús encontró el tercero luego de una grosera falla de Bonano. El arquero recibió un pase de Mario Yepes y su posterior pase para Eduardo Berizzo fue interceptado por González, quien después de avanzar unos metros fue derribado por el jugador que continuará su carrera en el Celta de España.

López volvió a facturar de penal y Ríver se transformó en lo más parecido a un alma en pena, atacando porque sí y dejando enormes espacios que Lanús recién aprovechó nuevamente a los 24, cuando Sarría -¿en posición adelantada?- recogió un tiro de Kmet que había pegado en un palo y la mandó a la red.

Iban 41 cuando Hernán Díaz definió muy bien con una media vuelta ante la salida de Burela y puso el 3-2 final.

Hoy se podría decidir el futuro de Gallego

Américo Gallego se reunirá hoy a las 11 en el ‘Monumental’ con el Consejo de Fútbol Profesional del club, que integran el presidente David Pintado, el vicepresidente primero, Alfredo Dávicce, y el vocal Mario Israel, para resolver su continuidad en la institución.

En medio de una severa crisis futbolística, los directivos hablarán del futuro del equipo y le comunicarán al entrenador sus deseos de realizar modificaciones en la estructura del cuerpo técnico, en el que sólo Roque Alfaro, y el preparador físico, Flavio Pérez, tienen consenso.

Por otra parte, Enzo Francéscoli será tentado hoy para hacerse cargo de la dirección general de los planteles de fútbol de Ríver.

Un directivo del club viajará hoy a Montevideo para hacerle la oferta. Desde que Francéscoli dejó la actividad, se sucedieron las versiones de que se haría cargo de la dirección técnica del plantel profesional, pero el uruguayo siempre contestó que quería dejar pasar cierto tiempo antes de volver a la actividad.


Comentarios


Ríver terminó envuelto en la impotencia