Robaron 40.000 pesos en joyas a pleno día

Fue en una céntrica joyería de Cipolletti. Una pareja y otro sujeto redujeron al hijo del dueño y a una empleada. Los dejaron maniatados. Fue a las 16 y escaparon sin levantar sospechas.





CIPOLLETTI (AC).- Con una frialdad pasmosa, a cara descubierta y portando revólveres de grueso calibre, tres personas robaron ayer a plena luz del día múltiples alhajas de una conocida joyería del centro cipoleño.

Los delincuentes agredieron a la empleada y la encerraron, y al hijo del propietario lo llevaron al depósito, le ataron las manos con alambre y bajo amenazas de que "nadie se mueva" se llevaron el oro.

La policía llegó al lugar y dispuso un operativo de Tránsito, antes de las cabinas de peaje. Hizo lo propio con el del Puente 83, en la ruta "Chica" y en la 151 antes de Cinco Saltos. Hasta anoche no había resultados positivos.

El hecho se produjo poco después de las 16. Hacía muy poco que se había producido la apertura del local.

La joyería, muy conocida y de mucho prestigio en la región, se ubica en calle San Martín entre España y Villegas. En las horas próximas -se supo anoche- y para evitar situaciones similares, colocarán un sistema de control manual y automático que detiene a cualquier persona sospechosa.

De acuerdo con lo que pudo reconstruirse anoche -porque en el local todos guardaban un celoso hermetismo, aún impactados por la experiencia vivida- a las 16.05 tocó el timbre de ingreso, porque se trabaja a puertas cerradas, por razones de seguridad, una pareja de aspecto inofensivo. "Deben ser novios que vienen a buscar alianzas", pudo haber pensado el muchacho que se hallaba en el interior, y les abrió.

No sólo entró la pareja y si no que también un tercer sujeto más, a cara descubierta y ya con armas en mano.

Detrás de ellos llegaba la empleada. Cuando ingresó, uno de los maleantes le pegó una patada que la hizo trastabillar, la agarró de los pelos y la dejó encerrada en uno de los compartimentos del espacioso negocio.

Al dueño le dieron un golpe y a los empujones lo llevaron hacia las oficinas traseras, tirándolo al piso con las muñecas atadas con alambre. "Fue muy rápido. No estuvieron más de cinco minutos", dijo anoche una fuente de la comisaría 24, la misma que proporcionó algunos detalles del atraco.

Ya con la situación dominada, empezaron la faena. Ubicaron una bandeja de paño, con más de 70 pulseras de oro -de un valor promedio de casi 600 pesos, porque había desde 300 hasta 1.000 pesos cada una- la envolvieron y la guardaron.

Cuando iban a seguir acumulando materiales se asustaron porque titilaron los sensores de la alarma. Más ligero que cuando entraron, se fueron. Supuestamente abordaron un auto que habían dejado en las cercanías.

Algunos dicen también que dos -un hombre y la mujer- se habrían ido en moto y un tercero sujeto a pie, hacia la calle Mengelle.

La policía tiene varios testimonios de ocasionales transeúntes, hizo un relevamiento de huellas -porque los ladrones no usaron guantes- y recogieron rastros dactilares en los picaportes de la puerta de acceso y en varios sitios del interior.

Pero lo más preciso que tiene la policía son las descripciones de los rasgos de los malhechores.

En los comercios cercanos había conmoción. "Fíjese a qué hora los asaltaron. Esto asusta, y en serio", dijo una persona, propietaria de un local comercial que se encuentra ubicado en las inmediaciones.


Comentarios


Robaron 40.000 pesos en joyas a pleno día