Robaron parte del nuevo alambrado de los Manantiales

El cerco que bordea las tierras provinciales está en construcción. El predio del DPA alberga la toma de agua y parte dela cadena de vertientes que abastecen el sistema pero carece de seguridad.



1
#

2
#

Las obras comenzaron en diciembre. Foto: Archivo.

PREOCUPACIÓN

La defensoría del Pueblo, Nadina Díaz, pidió información sobre el reciente robo de unos 60 metros de alambrado del complejo del DPA que alberga los manantiales y la toma de agua de la ciudad y reiteró la necesidad de contar con algún tipo de seguridad para evitar nuevos hechos vandálicos.

El predio del DPA ubicado detrás de las canchas de Adeful, que se extiende sobre parte de los arroyos Ñireco y Basurero, permaneció durante años abierto y sin protección por el robo del alambrado perimetral original, lo que favoreció el robo de tierra negra y la tala de árboles a la par del ingreso de animales y el depósito de basura de los barrios cercanos.

El conflicto desatado por el intento de construir un barrio social sobre parte de los manantiales que abastecen la toma de agua del casco urbano puso la mira sobre la situación de deterioro del sistema hídrico y favoreció la constitución de una comisión de trabajo intersectorial para definir las acciones de manejo del área y disponer medidas de seguridad.

En ese marco, la provincia delegó en la empresa NCC Construcciones la reparación del cerco perimetral, con la instalación de los 1.700 metros de alambrado y los portones de acceso presupuestados en 370 mil pesos. Con alguna demora los trabajos comenzaron a mediados de diciembre pasado.

En la reunión mantenida este lunes con el delegado del DPA, Gabriel Sorá, la subsecretaria de Medio Ambiente, Susana Moyano, Marcelo Ferrer y Grace de Haro de la empresa Alun-co, Díaz planteó su preocupación por el reciente robo de 60 metros del alambrado que “no habían sido asegurados a la base con cemento ni soldados a los postes”.

En tal sentido advirtió la fragilidad de las acciones iniciadas para preservar un “área frágil y sensible” y reiteró la necesidad de contar con “una especial vigilancia” para evitar que ocurran hechos vandálicos que generen pérdidas innecesarias de recursos.

“Llama la atención la ausencia de previsión para evitar malgastar los escasos recursos con que se cuenta. En primer lugar, los vecinos habían señalado en varias oportunidades que los trabajos no tenían la calidad necesaria para evitar los robos que finalmente ocurrieron al día siguiente de haber sido colocado el cerco”, indicó la defensora.

Díaz reclamó un esfuerzo conjunto a provincia y municipio para “elaborar un plan de manejo del área que permita planificar su uso y garantice una presencia constante que disuada las agresiones al lugar”.

Por último anticipó que realizará un pedido de informes a la empresa Aguas Rionegrinas SA, Arsa, para que brinde precisiones sobre su propuesta de delegar la seguridad en un grupo cooperativo del Ministerio de Desarrollo Social.

DeBariloche


Temas

Bariloche

Comentarios


Robaron parte del nuevo alambrado de los Manantiales