Robert Redford cumple 75 años

El Jueves 18 de este mes el actor celebrará su cumpleaños.





Son pocas las estrellas de Hollywood que encarnan el sueño estadounidense del ciudadano común que logra tener fama y dinero. Robert Redford es una de ellas.

Creció como hijo de un lechero en las sombras de la metrópoli del cine y no contaba con recursos suficientes para costearse una formación. Viajó a dedo por Europa y sobrevivió vendiendo pinturas suyas hasta que llegó de regreso a Nueva York, donde fue descubierto como joven talento.

Desde entonces, se sumergió en una carrera en la que con el paso del tiempo fue actor, director y productor, además de ser merecedor de Oscars y Globos de Oro. Este jueves, 18 de agosto, Redford celebrará sus 75 años.

Con los ojos azules bien abiertos, este actor de rasgos marcados que no ha dejado de ser seductor dice, sin dejar de mostrarse orgulloso, que es un “rebelde por naturaleza”.

En lugar de optar por una vivienda en las playas de Malibú o en los laberintos urbanos de Manhattan, como lo hicieron muchos de sus colegas, él buscó la soledad de las Montañas Rocosas, donde creó Sundance, toda una fábrica del cine independiente. Y allí vive desde la década de los noventa con la alemana Sybille Szaggars, con quien contrajo matrimonio en Alemania hace dos años.

En lo que fueron sus primeras nupcias, este hombre al que le fascina esquiar, montar a caballo y caminar por la naturaleza estuvo 27 años junto a Lola Jean Van, con quien tuvo tres hijos que ya lo han hecho abuelo.

A nivel profesional, Redford ha interpretado casi 50 papeles para la gran pantalla y dirigido ocho películas. Su última obra es “The Conspirator”, y actualmente está rodando con la joven estrella Shia LaBeouf (”Transformer 3”) en Vancouver una película de suspense, “The Company You Keep”, en la que él también actúa como un abogado cuyo oscuro pasado como miembro de una agrupación radical queda al descubierto.

Redford además no se abstiene de hacer declaraciones políticas. “Me preocupa mi país”, espetó en su momento contra el gobierno “incompetente” de Goerge W. Bush que, según criticó, “se aprovechó de los miedos de la gente tras los atentados del 11 de septiembre”. “No he vivido momentos tan oscuros en toda mi vida”, lamentó el actor y director.

Su irrupción en el séptimo arte tuvo lugar en 1961 con “War Hunt”. En 1966 celebró su primer éxito con la comedia “Barefoot in the Park”, y el gran salto a la fama lo dio en 1969, de la mano de Paul Newman, con “Butch Cassidy and the Sundance Kid”.

A partir de entonces, se convirtió en uno de los favoritos de los espectadores. “The Sting” le valió en 1973 su primera nominación al Oscar y ocho años después sería premiado con cuatro estatuillas por su primera película como director, “Ordinary People”, que pone el foco crítico en el estilo de vida estadounidense tomando como ejemplo una familia tipo.

A lo largo de sus cincuenta años de carrera, Redford también interpretó a Jay Gatsby en la producción que llevó al cine la novela de F. Scott Fitzgerald, en 1974; junto a Dustin Hoffman, encarnó en “All the President’s Men” (1976) a Bob Woodward, periodista de investigación clave en el escándalo de Watergate.

Y no le faltaron papeles de aventurero: hizo de amante de Meryl Streep en el galardonado melodrama “Out of Africa” (1985); en “Legal Leagles” (1986) hace temblar a Debra Winger; en “Indecent Proposal” (1993) seduce a Demi Moore por un millón de dólares; y en “Up Close & Personal”, donde interpreta a un experimentado periodista de televisión, sabe cómo conquistar a Michelle Pfeifer.

En la década de los noventa, Redford cosechó el aplauso de la crítica especialmente por su labor como director. Uno de sus mayores éxitos fue “The Horse Whisperer”, inspirada en la novela homónima de Nicholas Evans.

En esa cinta, que narra la vida de un hombre que sabe tratar física y psicológicamente a los caballos, Redford demuestra, desde su labor como protagonista, productor y director, su amor por la naturaleza y su preferencia por el drama.

“No tengo nada en contra de las películas que sólo quieren entretener”, asegura. “Pero si una historia no tiene suficiente profundidad emocional no me interesa hacer una película.”

DPA


Comentarios


Robert Redford cumple 75 años