Roca: así innova pyme alimenticia que ahora utiliza energía solar para su producción

La empresa Productos Callieri funciona hace 40 años en la ciudad. Lista para sacar al mercado una línea vegana y vegetariana.

El condimento le pone sabor a la vida misma. Los aromas, los colores, la textura y la intensidad que tienen algunos productos son los que hace que un plato simple sea el más envidiado en la mesa. Pero llegar a lograr excelencia, tanto en mezclas como en nuevas preparaciones, lleva un tiempo de investigación y compromiso.

Y eso es algo que Productos Callieri sabe. Con casi 40 años de experiencia en el rubro alimenticio, esta empresa netamente roquense, no deja de innovar. Ocurre que además de lanzar distintas marcas de condimentos, el nuevo sector de producción, el 60% de la planta será impulsado por energía solar.

Pablo Callieri en su empresa en el parque industrial, en Roca.

“El nuevo sector está próximo a inaugurar enero/febrero del 2022, en estos días nomás. Se trata de la parte de producción, que ya nos había quedado chico. La ampliación tiene un nuevo ingreso con vestuario para el personal, un entrepiso con las oficinas de planificación y producción. También habrá una con el frente vidriado donde se podrá ver la elaboración de productos semi artesanales, los que tienen algún proceso manual de envasado o de los que tienen un proceso semi automático como la línea de envasados de salsas y aderezos (salsa picante, esencia de vainilla.)”, comentó Pablo Callieri, director de la empresa.

Todos los procesos los hacemos nosotros, así garantizamos calidad. El etiquetado y enfrascado es artesanal, a mano».

Pablo Callieri.

Luego de un recorrido se puede observar que la nueva nave tiene una zona más amplia de envasado. Habrá una línea de envasado de legumbres que ensamblada con una formadora automática de paquetes, donde el producto sale listo para ir a las góndolas. El sector también es el de mezclas (chacinados, adobos para pizza, provenzal). Tiene 2 salas de moliendas (especies y azúcar / trigo / centeno), que a su vez tiene dos procesos como lo es la molienda propiamente dicha y el proceso de selección. Y otro sector para mezclas de frutos secos y productos de repostería.

Lo novedoso de esta planta es que está alimentado por energía solar a través de 20 paneles. “La energía renovable a utilizar será el 60 % del consumo de la planta. Los sábados y domingos, no trabajamos, así que esa energía se inyectará a la red. El tablero alcanzan para toda la parte de producción, que es la que más consume, porque el resto es solo iluminación», afirma Callieri.

«Queremos convertirnos en una empresa de triple impacto: tenemos energía renovable y queremos colocar termotanques solares. Estamos trabajando con una empresa local que se dedica a la separación de plásticos para reciclar y nos interesaría trabajar con alguna ong para que puedan aprovechar lo reciclado, tal vez para otra elaboración o que se pueda vender lo que recuperen y que ese dinero quede para ese organismo”, agrega.

Área de depósitos.

El material con el que se construyó la planta está pensado para facilitar la limpieza. La empresa también cuenta con un taller de mantenimiento, un depósito de materias primas donde la primera parte guarda envases como cajas o bobinas. Cada producto tiene su envase que está registrado y certificado por Salud Pública, con tráfico federal. Hay una cámara frigorífica donde se depositan las legumbres durante el verano para evitar que las altas temperaturas las deterioren. Existe un sector de depósito de mercadería en tránsito, la que sale a reparto. En este espacio también se hace el armado de pedidos.

«Los lunes salen 4 o 5 camiones a distintos lugares. Llegamos con logística propia, desde Santa Rosa a Caleta Olivia y desde la costa a la cordillera. En total son 110 localidades. Tenemos clientes en Tierra del Fuego con cobertura en toda la isla, con un segmento de productos como son las mezclas para chacinados. Estamos vendiendo en Tucumán y desde allí están distribuyendo a Catamarca, Santiago del Estero y a través de una red de franquicias, que ellos tienen, están llegando a Chaco y con intenciones de incluir Rosario. Con algunos productos especiales que sacamos el año pasado que es más de nicho, estamos en algunos puntos de venta en Buenos Aires, aunque son volúmenes más chicos», comenta el empresario.

La zona de envasado será trasladada en su totalidad a la nueva nave.

La empresa tiene 2 áreas: un segmento de industria, donde se abastece fundamentalmente a la industria del chachinado con servicio integral donde venden desde el aditivo, el condimento, las mezclas, el hilo y las tripas. Y por otro lado lo que se denomina consumidores finales, que es la persona que compra el paquete de condimentos o legumbres. Con este segmento llegamos a supermercados y dietéticas.

«Todos los procesos los hacemos nosotros, así garantizamos calidad. El etiquetado y enfrascado es artesanal, a mano. Actualmente contamos con 32 trabajadores, con administración incluída y en forma externa trabajan 8 vendedores», agrega.

Cada uno de los productos está registrado y certificado por Salud Pública.

«Una de las áreas está destinada a un laboratorio. Allí hacemos análisis bacteorológicos de los lotes de producción y también algunas investigaciones y desarrollo de productos que vamos queriendo innovar o lanzar. Tratamos de mejorar la calidad y tenemos de 4 a 5 productos próximos a lanzar. Hace 2 años atrás, lanzamos un conjunto de especias que reemplazan la sal, una mezcla agradable en boca. Esto nos ha dado grandes satisfacciones, hemos trascendido las fronteras patagónicas y en enero estaríamos saliendo con la versión capresse y con un chimichurri patagónico, elaborado con hierbas que se dan en la región y que además es ahumado. Estos productos forman parte de la línea foodie, línea gourment», explica Callieri.

Cada tarea es meticulosamente cuidada.

Hace 3 años elaboran Merkén, producto que tomó mucho auge. «Tenemos registrada la marca Merkén, no la estamos usando como marca, pero está registrada a nombre de la empresa. Hemos registrado también una nueva marca y que tenemos intención de lanzarla, quizás, el año que viene y que va a estar más enfocada en las nuevas tendencias como son los veganos, vegetarianos, algo hecho sin aditivos».

«En noviembre certificamos Kosher para la mayoría de los productos y la idea es ir sumando productos con esos valores en sellos y tratando de dar un producto diferente a un consumidor que hoy está expectante de nuevos sabores. Y es que el condimento está teniendo una transformación y los consumidores están más abiertos a vivir experiencias nuevas, más picante, sabores más exóticos, algo que hace 10 años atrás era imposible. Estamos enfocados en eso sin dejar de atender nuestro canal principal que es importante», dijo.

Una empresa nacida en Roca y que invierte en su ciudad. «Las pymes son generadoras de trabajo directo e indirecto. Trabajamos con proveedores locales, en la medida de lo posible. Estaría bueno que se valorará más a las pymes, ya que son las que generan empleo genuino. Que un producto fabricado en Roca, en una empresa que nació en el garage de una casa de familia, hoy pueda venderse en una góndola de un súper Buenos Aires, quiere decir que hay un camino recorrido que permite soñar y atreverse a aquellos que quieren emprender también. Tampoco nada es mágico, todo lleva tiempo, pero se puede con trabajo y con responsabilidad. Reinventarse todo el tiempo es la clave», concluyó Pablo Callieri.


Temas

Personajes

Comentarios

Seguí leyendo

Logo Rio Negro
Roca: así innova pyme alimenticia que ahora utiliza energía solar para su producción