Roca reaccionó a tiempo

El 'Flaco' Fernández se toma descanso



Roca RC estuvo al borde del nocaut. Tambaleante y todo se puso de pie. Dio vuelta la historia y cumplió su gran objetivo de mantenerse en la zona elite del torneo Regional del Oeste de rugby para la temporada 2004. Para ello debió batallar para superar a un aguerrido Spórting de Viña del Mar, Chile, para derrotarlo por 25 a 20.

Minuto y monedas primer golpe para los “Rojos”. Penal para la visita y Gonzalo Martin que no perdona: 3-0. Pero la historia negra para el dueño de casa continuó. A los 5 una jugada rápida por el centro de la cancha y Cristian Jullian se metió entre el apertura y el primer centro para apoyar bajo los palos. Martín metió el gol y la sorpresa en los rostros de Omar Fernández y sus muchachos era elocuente.

Miradas iban y venían, se reagrupaban y hablaban. Como buscando una justificación. No la encontraron y entonces el tercer directo al mentón de los trasandinos. A los 7 line en cinco yardas, maul bien elaborado por los visitantes y un nuevo try. Martín anotó los dos del gol y el 17 a 0 paralizó no solo a los hombres de rojo, sino al numeroso grupo de simpatizantes que se arrimó al predio del Padre Stefenelli.

Parecía que el nocaut maduraba. Pero no fue así. Los trasandinos dejaron pasar la oportunidad y en lugar de seguir con su juego dinámico, perdió iniciativa. Dejó que el local se despertara del golpe y eso fue la peor elección.

Y Roca no desaprovechó la oportunidad. Rearmó sus líneas y los 'gordos' comenzaron hacerse sentir. Solo un par de minutos tardó Roca en equilibrar las acciones y tras un line armó un maul que le permitió a Aroca apoyar y a Diego Reyes sumar dos para poner diez abajo (7-17).

Con esa conquista se reacomodó. En otra estocada de los delanteros locales puso al 'Rojo' a tiro con un try de maul. Y un rato más tarde un penal de Reyes puso el 17 a 15 para la visita que se fue al descanso masticando bronca.

En el complemento Roca tomó las riendas del partido, pero le faltaba dar la última puntada. Sobre los 15 recién Roca hilvanó la única jugada de backs y Agustín Pochat rompió la línea defensiva y apoyó sin problemas. Reyes agregó dos más y por primera vez el anfitrión pasó al frente del marcador (22 a 17).

No era una diferencia para dormirse en los laureles por eso en otra llegada local a las 22 le permitió al 'Gringo' Piergentili sumar tres más con un drop y el 25 a 17 hizo respirar a Roca. Pero los cinco minutos finales fueron electrizantes. Pero el final fue festejo rojo. Y fue merecido porque tuvo temple para encontrar el camino de la recuperación, cuando parecía que todo estaba perdido.

Estuvo tan nervioso como siempre. Esta vez gritó más de la cuenta. El 17 a 0 inicial puso a Omar Fernández al borde del colapso. Miraba para todos los lados buscando una explicación, ya que sus jugadores dentro de la cancha no se la daban. No la encontró y entonces les pidió serenidad para revertir la situación, por eso cuando lo lograron y sonó el pitazo final el 'Flaco' descargó toda la alegría que había guardado en su interior.

Se había logrado el objetivo primordial fijado a principio de año y por eso estaba estaba conforme y feliz. Luego de abrazarse con cada uno de sus jugadores se tomó un respiro. Desapareció por un momento como para encontrarse consigo mismo. Para poder dar respuesta a una idea que hacía tiempo la venía madurando y que muy pocos la sabían.

Ya en el tercer tiempo, más relajado le confirmó a “Río Negro” el “no va más”.

– ¿En serio?, preguntó el cronista.

– Sí. Ya lo decidí. Este fue mi último partido como entrenador de la primera del Roca RC. Me voy feliz por haber conseguido junto a los muchachos lo que nos habíamos porpuesto.

– ¿Pero, del rugby no te alejás?

– No. Tomaré un descanso y luego me pondré a disposición del club para entrenar alguna división juvenil.

Y siguió en el tercer tiempo junto a su jugadores disfrutando del triunfo y de las cosas buenas y malas que tuvo desde que está al frente del plantel rojo.


Comentarios


Roca reaccionó a tiempo