Las paralelas a las vías del tren

9 de Julio y 25 de Mayo conectan la ciudad de oeste a este. Fueron simples huellas en los inicios de la urbanización. Actualmente su imagen se vertebra con el giro en cinco rotondas que contribuyen a agilizar un tránsito cada vez más complicado.

01 sep 2017 - 00:00

Las que más rotondas tienen. Las que escoltan a las vías. Las que recuerdan el paso de los aluviones allá lejos y hace tiempo... Así las conocen los roquenses de las pasadas y actuales generaciones. Ellas son: 9 de Julio y 25 de Mayo.

De tránsito intenso en horas pico, con edificios destacados que aún están en pie (quedan pocos) y con tantas otras construcciones que se ajustaron al paso del tiempo, estas calles cuentan parte de la historia de la ciudad.

Allá por los primeros años del pueblo, las casas eran muy pocas, al igual que las calles, pero abundaban los médanos en buena parte de las que después se transformarían en esquinas.

La 25 de Mayo “era sólo una huella, una rastrillada de indios”, recuerdan viejos pobladores. Cuando llovía, se tornaba un camino pantanoso. El tránsito era escaso, sólo algún que otro carro tirado por dos o cuatro caballos, todo dependía de la dificultad de la huella que los comunicaba con la vieja estación de trenes en Stefenelli.

La primera terminal de colectivos privada del país se levantó en la intersección con Italia en 1968. Tenía andenes diferenciados para ómnibus de larga y corta distancia, subsuelo y primer piso, entre otros adelantos. Duró pocos años hasta que fue vendida como parte de la quiebra de la cooperativa. En ese mismo lugar hoy se ubica un hipermercado.

La Comisaría 3ª es otra de las instituciones que han perdurado en la misma ubicación. La original tenía anexada la vivienda del Coronel Rohde. En la década del 70, la intersección con Sarmiento sufrió la primera modificación. Se derribó el viejo edificio para darle paso a una nueva construcción que se inauguró en 1974. En 2011 la historia volvió a repetirse cuando se renovó completamente la dependencia policial.

Cerca de la Mendoza, se encuentra Ballada. Su placa recordatoria reza que fue el primer establecimiento metalúrgico de la ciudad, creado en 1919.

También a lo largo de 25 de Mayo partiendo desde Damas Patricias, al oeste de la ciudad, se cuentan más de 45 locales comerciales, varias inmobiliarias, el CEM 151, la primaria 95, la esquina de Martín Hnos. (cerrado hace tiempo), un instituto de formación docente y un colegio privado, un templo religioso, el Colegio de Abogados, la Asociación Española, consultorios y centros de salud, Canal 10 y la feria hortícola.

La 9 de Julio de este a oeste arranca en Mendoza y continúa hasta Félix Heredia, en el barrio
J. J. Gómez, donde la numeración termina en el 5200. Se interrumpe en varios tramos por terrenos aún sin lotear o porque la atraviesa la Ruta Provincial 6.

La historia de esta calle está ligada a las inundaciones. El agua que venía de la parte norte de la ciudad la usaba como canal de desagüe cada vez que las tormentas azotaban la zona. La pesadilla se terminó en el año 1969 cuando se construyó el dique defensa contra los aluviones.

Igual, la calle siguió actuando como desagote. Cada vez que llovía era imposible cruzarla. Era común ver un puente móvil hecho de hierro que colocaban en la intersección de avenida Roca para que los peatones pudieran cruzar. Con la construcción de las rotondas se incluyó todo un sistema de desagües que alivian el paso del caudal.

En cuanto a comercios y edificios importantes, esta calle cuenta con más de 50 locales comerciales, incluida una estación de servicios y el cerrado local del negocio de ramos generales la Iberoamericana que duró cien años abierto. También hay inmobiliarias, estudios jurídicos, una clínica, el PAMI, el edificio de “Río Negro”, la Agencia de Recaudación Tributaria provincial, Casa de la Cultura, un colegio y una iglesia adventista; y en la intersección con San Juan un hipermercado donde alguna vez estuvo la bodega Millantú.

Un tanto ruidosas y por momentos caóticas, juntas a la par, siempre serán las abanderadas de la línea ferroviaria.

“Soy de Misiones y hace 5 años que vivo en Roca y me gusta mucho. El barrio, la gente, todo es tranquilo por acá. No lo cambiaría”.
Olga, vecina de 9 de Julio al 4000 en barrio Belgrano.
“La calle parece tranquila, pero hay horas con bastante tránsito por los camiones y autos que pasan”.
Patricia, vive en Rochdale, barrio Don Bosco.
La estación
Las dársenas
Rotondas
Estacionamientos

Seguí informado, suscribite GRATIS a nuestro newsletter

NEWSLETTER

Suscribite a “Noticias del día”Recibí todas las mañanas un correo con toda la información.