Sexualidad y discapacidad, un tabú del que proponen hablar

En Roca convocan a familias a un taller para abordar el tema. Especialistas insisten en la necesidad de desplazar los prejuicios que ubican a las personas con discapacidad como asexuadas y en cambio explicarles sobre el cuidado del cuerpo y anticoncepción.

31 ago 2018 - 00:00

“No tienen relaciones sexuales”, es el principal prejuicio que enfrentan las personas con discapacidad en relación a su vida sexual. Es que aunque muchos crean lo contrario, ellos sí viven la sexualidad, reciben información en la escuela sobre el tema y es importante que sea visibilizado también por quienes lo rodean en el ámbito familiar.

Ese es el principal objetivo del taller para padres y familias que organiza el Consejo Local para las Personas con Discapacidad en Roca. La convocatoria es para hoy a la tarde –de 16 a 18– en la calle Mitre al 944, sede de la Cámara de Agricultura, Industria y Comercio (CAIC).

“Cada tanto surge alguna situación relacionada con la sexualidad, y es una temática importante. En las escuelas los jóvenes trabajan el tema, lo que falta es un espacio para la familia, que en muchos casos piensa que su familiar con discapacidad es una persona asexuada”, explicó Norma Salvatore, médica generalista con posgrado en Adolescencia que encabezará la charla junto a María Silvina Malnis, trabajadora social que se desempeña en el ámbito de educación especial.

“Es un tema que genera contradicciones. Se parte de que la sexualidad es un todo, que escapa a lo que es la genitalidad. Hay temores y es necesario abrir el tema para que cada uno pueda decir lo que siente al respecto, y compartir experiencias”, agregó Malnis.

En la actualidad se avanza en la consideración de la persona con discapacidad como un ser sexuado desde que nace hasta que muere, con derecho a vivir su sexualidad con relación a su condición y a sus posibilidades. En bibliografía sobre el tema, especialistas remarcan que no se debe “buscar” ubicarlos dentro de una sexualidad diferente, sino comprender simplemente que se trata de la sexualidad humana.

“La idea es sacar mitos, tabúes, cuestiones que tienen que ver con prejuicios y creencias. Hay que trabajar mucho en darles pautas sobre el cuidado del cuerpo, en la medida de la capacidad de comprensión hay que ir hablarles y explicarles sobre el uso del preservativo, por ejemplo”, añadió la médica.

“Es muy común que se piense que una persona de 12 años con retraso mental piense como una de 6 años, pero hay que tener en cuenta sus órganos sexuales se han desarrollado”, aclaró y refirió a que cuando las personas no pueden decidir por sí mismas, los familiares son quienes resuelven la utilización de métodos de anticoncepción.

“Hoy los jóvenes con discapacidad participan de eventos deportivos, artísticos, se vinculan. En las escuelas se aplica la ley y se realizan talleres de Educación Sexual Integral (ESI). La anticoncepción, la violencia en el noviazgo, son temas que también llegan a ellos y se abordan”, finalizó Malnis.

Luego de la primera instancia familiar, se planificará una convocatoria a jóvenes con discapacidad a participar de un taller sobre sexualidad.
“En la medida de la capacidad de comprensión hay que ir, hablarles y explicarles sobre el uso del preservativo, por ejemplo”.
Norma Salvatore, médica generalista con posgrado en adolescencia.
Image
“La anticoncepción, la violencia en el noviazgo, son temas que también llegan a los jóvenes con discapacidad y se abordan”.
María Silvina Malnis, trabajadora social en educación especial.

Seguí informado, suscribite GRATIS a nuestro newsletter

NEWSLETTER

Suscribite a “Noticias del día”Recibí todas las mañanas un correo con toda la información.