Román se entrenó y supo que no jugará en Japón



#

Para volver a entenderse. Riquelme y Palermo se ponen de acuerdo. Atrás, Gracián testigo privilegiado.

La distensión y el buen humor general fueron las características dominantes en el entrenamiento cumplido ayer por el plantel de Boca, el primero con la presencia de Juan Román Riquelme, quien quedó definitivamente al margen del Mundial de Clubes.

Eran las 9:35 cuando Riquelme entró al campo principal de Casa Amarilla, junto con Martín Palermo y Hugo Ibarra, los otros dos grandes referentes del grupo, y de inmediato comenzó el trabajo: una sesión de ejercicios físicos y una práctica de fútbol reducido en un costado del campo y luego otra, con tres equipos de ocho jugadores cada uno alternándose en canchas de cuarenta metros por todo el ancho.

En cuanto al equipo que enfrentará mañana a Lanús poco se sabe. La idea que ronda la mente de Miguel Russo es proponer un combinado de titulares y suplentes, teniendo en cuenta que está en la antesala del viaje a Japón para disputar el Mundial de clubes, pero que también el de La Bombonera será un partido donde el “granate” se jugará la chance de ser campeón y Tigre depositará todas sus esperanzas a la espera de un triunfo “xeneize”.

¿Descartados? Sebastián Battaglia y Rodrigo Palacio porque sumaron cinco amarillas. ¿Doloridos? Neri Cardozo (esguince de tobillo) y Ever Banega (contractura). En tanto, Russo les daría descanso a Hugo Ibarra, Morel Rodríguez y Pablo Ledesma. Por todo esto, el equipo es una verdadera incógnita.


Comentarios


Román se entrenó y supo que no jugará en Japón