Romera cerró otro negocio “redondo”



El roquense fue cuarto en San Jorge y se afirmó en la punta de la Clase 2.

SAN JORGE (Especial) – Si bien no pudo aprovechar haber largado la final desde la primera fila, el cuarto puesto que al final logró el roquense Javier Romera terminó convirtiéndose en un muy buen negocio. En el autódromo de San Jorge recuperó la punta del certamen de la cada vez más competitiva Clase 2 del Turismo Nacional, cuando comienza a transitarse el terreno de las definiciones.

La historia señalará que el triunfo quedó en poder del santafesino Sergio Giacone, quien ratificó un dominio que ya había insinuado en clasificación y en su serie de ordenamiento.

Sólo aparecía Romera en condiciones de complicarlo, pero una vez más el roquense no pudo aprovechar la ventaja de largar adelante. Por unas vueltas lo siguió al líder, pero después tuvo que concentrarse en aguantar la arremetida del marplatense Sergio Fiore, quien lo tuvo a maltraer durante toda la prueba.

Esa lucha le hizo perder al roquense contacto con Giacone y para colmo permitió que se acercaran dos pilotos muy rápidos, como Claudio Bisceglia y el campeón Nicolás Vuyovich.

Promediando la prueba daba la sensación que apelando a su manejo en las partes trabadas y a la buena aceleración de su auto en las rectas, Romera podría controlar a sus rivales.

Pero llegó un toque, que se podía haber evitado, pero que tuvo sus consecuencias. Fiore le pegó en la rueda trasera derecha al auto de Romera y éste levantó vuelo, suficiente para pasarse en una curva y perder un par de posiciones, primero con Vuyovich y después con Bisceglia.

Fue entonces cuando su auto perdió rendimiento y llegó a orden del equipo de cuidar su cuarto puesto, que era un buen negocio porque sumaba bien y encima su hasta ese momento escolta en el certamen Iván Arbusti venía muy atrás y complicado.

Las vueltas finales fueron un sufrimiento para Romera, que tuvo que apelar a su oficio para cuidar el cuarto y valioso puesto, que le permitió afirmarse al tope del certamen que lo tiene como uno de los candidatos al título.

“El toque de Fiore en el frenaje de la recta principal me desacomodó el auto y me hizo perder la posición con Vuyovich y Bisceglia. Los puntos que sumé fueron buenos y encima no cargué kilos para la próxima. Vine a San Jorge con la consigna de recuperar la punta y lo logré. Por eso, creo que hicimos un bien negocio”, apuntó Romera.

Cuando se lo consultó por qué no lo fue a buscar a Vuyovich, señaló que “el estaba tercero sumando kilos y descontándome apenas dos puntos, mientras que yo evitaba cargar lastre”.

El roquense destacó que “recuperamos la punta, pero no hay que dormirse. Será imperioso probar. Se viene Buenos Aires, en un circuito difícil”.

Romera hizo su negocio. Y si aplica la táctica de Juan M. Traverso cuando corría en el TC, la de ganar series y salir cuarto en las finales para evitar el lastre, bien puede ilusionarse con pelear el título en una división que está cada vez más competitiva.


Comentarios


Romera cerró otro negocio "redondo"