Romera se suma a la partitura quejosa de Icare

El intendente de El Bolsón se despachó fuerte contra el IPPV y la cartera de Educación. En los hechos sostiene que gestionan desde la soberbia. Respalda los planes

Otro que no se ahorró nada: Oscar Romera, intendente de El Bolsón por el radicalismo.

Ayer decidió no quedarse al margen de las fuertes declaraciones formuladas por su colega de Bariloche, Alberto Icare. Acto seguido coincidió con él y descargó duros cuestionamientos a la forma en que es conducido el Ministerio de Educación y el IPPV.

Arremetió además contra los ñoquis que mantiene la administración Saiz en distintas franjas del aparato del Estado.

- En El Bolsón hay un montón de ellos- dijo Romera.

Desde su liderazgo como jefe comunal con sólido consenso, Romera mantiene con la administración Saiz un vínculo signado por lo que bien puede definirse como ausencia de todo afecto, presencia de todo enojo.

- Icare tiene la misma sensación que tenemos varios intendentes del radicalismo, porque sentimos que hay ministros que creen que van a gobernar la provincia y los intendentes tenemos que ser los convidados de piedra cuando ellos hacen y deshacen en cada pueblo. Eso es lo que le pasa a Icare y lo que me pasa a mí. Se meten en todas las reparticiones sin siquiera consultar a los intendentes, que son los elegidos por el pueblo. Los ministros son puestos a dedo porque el gobierno es radical- dijo ayer Romera.

Reconoció que junto con Icare "veníamos charlando este tema con otros intendentes de la provincia".

- Icare no soportó más y lo hizo público. A él le faltaron el respeto en más de una oportunidad. No han sabido (los funcionarios provinciales) ser agradecidos porque todos estos "dedocráticos" que están en los ministerios tendrían que pasar y hacerle la venia a Icare. En cambio, le hacen pequeñas y ladinas internas dentro de su ciudad- sentenció Romera.

El lunes, en reportaje difundido por este medio, Icare se quejó decididamente contra estilos de ejercer el poder por parte de hombres con suma gravitación en el gobierno provincial. Les imputó deslealtad, tendencia al hegemonismo y procurar acumular poder mediante métodos que definió de ruines.

- Comparto totalmente sus opiniones porque, si bien tenemos un partido político a quien representamos, primero representamos al pueblo. Y si como dicen que hay que estar con un presidente que trabaja para el país y para la gente, con Kirchner, a mí no se me va a mover un dedo por estar con él. Esto va a ser así".

Romera abordó luego los dos temas que, como intendente, le preocupan en relación con la gestión de la administración Saiz: Educación e IPPV.

- El IPPV es pura cháchara... que alguien me diga qué es lo que hace, porque lo único que se está haciendo en El Bolsón hasta el momento son 30 viviendas del "Plan 2000". En ese organismo ni siquiera saben si los materiales que entregaron, debido a la inundación del año anterior, han sido usados.

Y se quejó: "No queremos que nos traigan monoblocks, porque salen más caros y es el pueblo el que los paga. Desde la comuna les hemos presentado dos prototipos de viviendas que cuestan 15% más barato que las que ellos hacen. Te dicen que todo muy lindo pero...marche preso, porque no son capaces de cambiar el sistema. Joden a todo Río Negro.

En relación con la cartera de Educación, Romera manifestó:

- Estoy disconforme desde un principio en cómo maneja Educación el ministro Ruiz Rodríguez. Para mí ese ministerio es una bolsa de trabajo. Es lo que yo veo en mi pueblo, aunque me han dicho que es lo mismo en otros lados. Cuando se trata de educación tenemos a la Unter, a una gran cantidad de maestros y directores que dejan su vida enseñando, que tenemos que tener la delicadeza de conversar con ellos cuando ponen autoridades".

Y a modo de remate Romera se acordó del gobernador Miguel Saiz:

- Yo no tengo nada que de

cirles a los ministros, yo se lo digo al gobernador por el cual trabajé. Yo no trabajé para que él ponga a estos ministros a dedo. A mí me alarma que la provincia tenga una legión de ñoquis que van a gravitar y trabajar en las internas. Para eso sí que están los ñoquis, porque no veo que trabajen a favor del pueblo.

Finalmente, el intendente de El Bolsón también respaldó a Icare en el compromiso de éste de sumarse a los planes políticos del presidente Néstor Kirchner.

- Yo también estoy con Kirchner...él está con la gente y yo estaré siempre junto a quienes estén con la gente...Eso es lo que haré- dijo.

Análisis:

Con algo de 'outsider'

Oscar Romera siempre tuvo mucho de outsider en el radicalismo rionegrino.

Se forjó en política siempre muy cerca de la gente. Su estilo de ejercer el poder es directo, ajeno a demorarse en complejas elucubraciones.

Ganó la comuna con más del 50% de los votos. Un consenso que se nutrió incluso de las filas de otras fuerzas políticas.

Pero para llegar al municipio tuvo que atravesar la interna radical, un sitio dond dirimió fuerzas con el entonces pletórico veranismo.

- Me hicieron de todo- suele decir Romera y centra lo más duro de sus recuerdos sobre aquel proceso en quien timoneó las operaciones destinadas a bloquear su triunfo: el hoy ministro de Coordinación, César Barbeito.

Y cuando se lo sitúa a Romera en el marco de las lealtades para con la máxima dirigencia radical en la provincia, suele encontrárselo militando junto con el ahora diputado nacional Fernando Chironi.

Es su referente político desde hace años. Una amistad tejida en la niñez bolsonense de ambos, está en la base del vínculo.

Hoy con su poder replegado, Chironi sigue cultivando aquella relación casi en términos de la única gravitación que tiene en el campo de intendencias radicales. Por eso ayer una pregunta serpenteaba en medios oficiales: ¿tiene algo que ver Chironi con la catarsis despachada por Romera?

El sigilo jesuítico con el que hace política Chironi, abona sospechas.


Comentarios


Romera se suma a la partitura quejosa de Icare