Ronaldinho y Riquelme, las «R» más famosas de la final

Ambos marcan con su juego

FRANCFORT (DPA).- Uno sonríe. El otro casi nunca. Uno protagoniza de tanto en tanto veloces «sprint». Al otro difícilmente se lo vea correr. Ambos tienen magia en los pies. Uno es brasileño, el otro argentino. Son Ronaldinho y Riquelme, las dos «R» más famosas de la final.

No deja de ser curioso que hoy se encuentren sobre el césped del «Waldstadion» de Francfort un Riquelme defenestrado del Barcelona y un Ronaldinho que fue su sucesor en el club azulgrana.

El Barcelona tomó la decisión correcta, porque con el juego dinámico del brasileño logró el título que hacía años no conquistaba.

Al mismo tiempo que Ronaldinho encandilaba, Riquelme optaba por el perfil bajo de un Villarreal al que llevó a pelear arriba en la Liga española.

Ambos, en definitiva, se tutean con el éxito. Cada uno ofrece razones para ser admirado como jugador. Y ambos marcan con su juego a Brasil y Argentina.

Ronaldinho, de 25 años, es el «director suave», según un diario alemán que describe a Riquelme, de 27, como «un paseante con espíritu».

La web oficial de la FIFA apeló ayer a la estadística para demostrar por qué Ronaldinho y Riquelme son figuras de la Copa Confederaciones. El argentino hizo un total de 338 pases en cuatro partidos, 68 más que el siguiente jugador, que fue Ronaldinho.

Y ninguno fue tan efectivo con sus pases como «Román», ya que 283 de esas pelotas llegaron al destinatario, casi un 85 por ciento de efectividad.

Ambos son estandartes del fútbol ofensivo, pero sobre todo hombres insustituibles en el esquema diseñado por Carlos Parreira y José Pekerman.

La Argentina de Marcelo Bielsa apostaba al vértigo y la presión constante en el campo contrario, mientras que la de Pekerman, más sosegada, es ideal para el juego de Riquelme.

Tienen muchos puntos en común, pero sus personalidades no podrían ser más opuestas. Si es cierto que la melancolía del tango refleja cabalmente a los argentinos, hay pocos futbolistas tan argentinos como Riquelme. Y si es cierto que Brasil es sinónimo de color, ritmo y alegría, Ronalndinho es el más brasileño de los brasileños que juegan al fútbol.

Amante de la música y el baile, Ronaldinho impuso en los últimos tiempos el fútbol-sonrisa, demostrando que se puede jugar en el nivel más alto sin perder humanidad, dando la impresión de que realmente disfruta de lo que está haciendo.

«Nacimos con una sonrisa en la cara», asegura Ronaldinho cuando se le pregunta por el buen ambiente que reina en el plantel de Brasil.

«Al fin y al cabo somos gente afortunada. Hacemos lo que más nos gusta, jugar fútbol», señala.

«Román» confunde. Por la cara que a veces tiene, parecería que no disfruta de lo que hace. Error. Los seguidores no tienen problemas en aceptar su figura triste, desgarbada y tímida siempre y cuando Riquelme se dedique a hacer lo que mejor sabe, como es jugar al fútbol.


Adherido a los criterios de
Journalism Trust Initiative
Nuestras directrices editoriales
<span>Adherido a los criterios de <br><strong>Journalism Trust Initiative</strong></span>

Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios

Este contenido es exclusivo para suscriptores

Ver planes ¿Ya estás suscripto? Ingresá ahora