Rosas para una princesa solidaria y un pedido sorpresivo




Noticias Diarias
>
Recibí las noticias
que te interesan
NEWSLETTER

#

Gentileza

Románticos de todo el mundo festejaron ayer el Día de San Valentín y dos hombres sorprendieron a sus parejas, uno lejos y otro cerca. Uno ante las cámaras de la tevé, Matt Grevers y otro de manera discreta, el príncipe Guillermo de Inglaterra. El nadador norteamericano en realidad no pudo esperar a que llegará el día de los enamorados y se adelantó el lunes al pedirle matrimonio a su compañera en el Gran Premio de Missouri, prueba que es parte de la preparación para las eliminatorias rumbo a los Juegos Olímpicos de Londres 2012. Grevers ganó en los 100 metros espalda y cuando subió al podio para recibir su medalla llamó a su compañera de equipo y novia, Annie Chandler, para pedirle que se case con él. La muchacha sorprendida y emocionada le dio el sí inmediatamente. “Si no llegaba primero, no hubiera salido tan bien”, dijo Grevers. Lejos de los Estados Unidos, el príncipe Guillermo de Inglaterra envió ayer flores y una tarjeta por el Día de San Valentín a su mujer, la duquesa Catalina de Cambridge, desde las islas Malvinas, donde se encuentra destinado, según reveló la propia Catalina durante una visita a hospitales infantiles y un centro de rehabilitación. Cuando el pequeño Jaqson, de ocho años, le dijo a la visitante que sentía que el príncipe Guillermo no estuviera con ella, ella respondió: “¿Sabes dónde está, Jaqson? Está en las Falklands (Malvinas) pero me envió una tarjeta esta mañana”, dijo durante la visita en Liverpool. La madre del pequeño relató que la duquesa añadió que también recibió flores de Guillermo, con quien se casó en abril de 2011 en Londres. El príncipe Guillermo, piloto de búsqueda y rescate de la Royal Aire Force, comenzó una misión de seis semanas en las islas Malvinas, frente a las costas argentinas, el 1 de febrero, algo que aumentó las tensiones entre los dos países poco antes de la celebración del 30 aniversario de la guerra que los enfrentó. (Agencias).

Matt Grevers, un nadador enamorado.


Comentarios


Rosas para una princesa solidaria y un pedido sorpresivo