Rummenigge viene con un pasaje para Tévez

El presidente del Bayern Munich lo quiere ya, pero Boca tratará de retenerlo.



El Bayern Munich no aguanta más. Carlos Tévez ya es una obsesión y en las próximas horas Karl Rummenigge estará en Buenos Aires para tratar de abrochar la incorporación de la estrella de Boca.

El ex futbolista y presidente de la entidad alemana llegará junto a Uli Hoeness, director deportivo para intentar sumarlo de inmediato. Precisamente ahí está la traba, porque la dirigencia "xeneize" pretende que "Carlitos" juegue la Intercontinental, en diciembre.

Después de la conquista de Boca en América, Rummenigge declaró: "Tévez es una superestrella, un jugador de categoría, un poco loco, un futbolista como no existe en la Bundesliga. Si llega a jugar en Alemania como en Buenos Aires, la gente se enamorará de él de inmediato" La operación, que rondaría los 12 millones de dólares, se mantiene en veremos por la postura de Mauricio Macri y compañía, pero Rummenigge fue claro y señaló que "Boca tiene una exigencia que no estamos dispuestos a cumplir. Acaban de ganar la Libertadores, y ahora se quieren quedar con Tévez hasta la Intercontinental".

De concretarse el pase Tévez jugaría en el mismo equipo que Martín Demichelis, recientemente campeón con River y que se incorporará al Bayern Munich en los próximos días Precisamente, los "millonarios" siguen de boca en boca en el plantel del campeón continental. Ahora fue el turno de Nicolás Burdisso, quien atacó: "empezaron con eso del fútbol espectáculo cuando estaban primeros, antes no hablaba nadie. Había escuchado a Pellegrini que ellos jugaban mejor que Boca, pero no estoy de acuerdo.

El defensor también habló del cruce ante el Milan y dijo que "jugar contra ellos es tan o más importante que lo que conseguimos en el Morumbí. Conozco a todos los del Milan y sería muy grosso ganarle" El defensor jugó algunos minutos en la victoria 2-1 frente al Real Madrid en 2001 y al año siguiente participó en la caída 1-0 ante el Bayern Munich de Alemania, de modo que en diciembre jugará en Tokio su tercera Intercontinental En medio de los festejos, ayer apareció una pálida porque Boca no podrá adelantar su partido de la última fecha del Clausura ante Rosario Central, que finalmente se jugará en el Gigante de Arroyito a las 17.10.

Así lo informó el titular de la AFA, Julio Grondona, quien manifestó que fue por recomendación del Comité de Seguridad Deportiva. Así lo informó el presidente de la AFA, Julio Grondona, quien de ese modo descartó que el encuentro se juegue a las 11 con el fin de permitir que Boca festeje en la Bombonera la obtención de la Libertadores.


Comentarios


Rummenigge viene con un pasaje para Tévez