Rumsfeld y Bremer ponen en apuros a Bush

WASHINGTON. - Las líneas telefónicas entre la Casa Blanca y el Pentágono deben haber estado al rojo vivo el lunes. Justamente el secretario de Defensa Donald Rumsfeld puso en aprietos al presidente estadounidense George W. Bush en la crítica fase final de la campaña electoral.

Rumsfeld, quien había sido mantenido en el cargo por Bush a pesar de sus errores de cálculo en Irak y del escándalo en la cárcel militar de Abu Ghraib, reconoció públicamente que "no había podido constatar vinculación alguna" entre el ex presidente iraquí Saddam Hussein y el líder terrorista Osama ben Laden.

El jefe del Pentágono se desdijo ayer y trató de relativizar sus dichos "fueron sacados de contexto"dijo, pero el daño ya estaba hecho. Su retractación no fue más que un débil consuelo para Bush.

A cuatro semanas de las elecciones presidenciales no dejan de acumularse malas noticias.

Otro hombre de confianza de Bush, el ex administrador civil estadounidense en Irak, Paul Bremer, criticó ayer con sorprendente franqueza lo que calificó de graves errores de su país en el manejo del conflicto. La escasez de tropas terrestres estadounidenses en Irak llevó, según dijo ayer Bremer, a un peligroso "ambiente en el que está ausente el imperio de la ley". el ex gobernador dijo que no se escuchó su pedido de más tropas cuando era necesario.

A la vista de las cotidianas imágenes de hechos sangrientos que emiten las cadenas televisivas y los informes de inteligencia que trazan un panorama pesimista, le resulta cada vez más difícil al presidente convencer a los electores de sus supuestos éxitos en la campaña militar. (DPA)

Nota asociada: ELECCIONES EN EE.UU.:Los postulantes a "vice" se sacaron chispas  

Nota asociada: ELECCIONES EN EE.UU.:Los postulantes a "vice" se sacaron chispas  


Comentarios


Rumsfeld y Bremer ponen en apuros a Bush