Rusia se protege tras el sangriento atentado 08-02-04



La policía rusa reforzó ayer las medidas de seguridad en el subterráneo de Moscú e interrogó a decenas de heridos, un día después de que 39 personas murieran en el atentado más mortífero en años en la capital del país.

El ataque, atribuido por el Kremlin a la guerrilla separatista chechena, ocurrió el viernes en un atestado vagón de un subte que circulaba por el sudeste de Moscú y causó además 134 heridos, 113 de los cuales seguían ayer internados, 21 de ellas en grave estado. Un día después del ataque, las autoridades rusas aún trataban de establecer si el atentado fue o no obra de un atacante suicida, aunque estimaban que ésta era la hipótesis más probable. “Tenemos esa información, pero todavía no podemos decir nada definitivo”, dijo el fiscal moscovita Vladimir Yudin, citado por la agencia de noticias rusa ITAR-Tass.

Ninguna organización reivindicó el ataque, pero el presidente Vladimir Putin acusó directamente a tanto a la guerrilla como al gobierno separatista checheno del presidente Aslan Masjadov, quien por su parte negó su responsabilidad. Las fuerzas de seguridad continuaban buscando a un sospechoso del ataque, un hombre que fue visto junto con dos mujeres. Sobre la base del identikit de esta persona, la policía rusa arrestó ayer a dos sospechosos, pero los liberó poco después por considerar que no tenían relación con el atentado. En tanto, numerosos pasajeros del metro rindieron ayer homenaje con un profundo silencio a las víctimas del ataque y depositaron ramos de flores en el andén de la estación donde ocurrió el hecho. (Télam-SNI)


Comentarios


Rusia se protege tras el sangriento atentado 08-02-04