Ruta 22: el sueño de la autopista sigue paralizado

El movimiento de maquinarias es casi nulo. Los anuncios se suceden y quedan sólo en eso.



1
#

Hay tan poco trabajo sobre la Ruta Nacional 22 que las malezas se están adueñando de las banquinas. Foto: Laura Frank

2
#

El tránsito sobre la ruta en construcción obliga a extremar las medidas de precaución. Foto: Laura Frank

CIPOLLETTI

Los yuyos altos e interminables en algunos sectores de la Ruta Nacional 22 y los tachos volcados al costado de la cinta asfáltica dan cuenta de la ausencia de tareas, en casi todos los tramos, por parte de las empresas constructoras a cargo del ensanchamiento de la principal vía de comunicación en el Alto Valle.

Los anuncios se suceden aunque hasta el momento sólo quedaron en eso: anuncios que renuevan las expectativas de los usuarios de la ruta que cotidianamente están enfrentados a la inseguridad de circular por una zona de alto tránsito y, encima, en construcción.

El ingeniero Andrés Porro, del distrito Río Negro de Vialidad Nacional, informó sobre los trabajos que se están ejecutando desde Godoy hasta Cipolletti. El que mayor actividad manifiesta es el que va desde Godoy hasta Cervantes y que está a cargo de la UTE Vial Agro y CN Sapag.

Lo que será en un futuro una autovía hoy está en construcción y dividida en cinco tramos. Sólo está finalizado el que primero, a la altura de Villa Regina.

En el caso de la sección dos, que abarca desde Godoy hasta Cervantes, Porro comentó que “se está ejecutando en un alto nivel de producción” desde hace un mes y que las empresas están realizando el estudio del suelo. “Acá se puede apreciar cómo está quedando la autovía”, comentó.

Sin embargo no sucede lo mismo con el tramo Cervantes-J.J. Gómez, denominado sección tres, a cargo de la empresa Decavial SA. Según la información oficial “no hay tanto movimiento” aunque se sostuvo que se están haciendo algunos trabajos sobre la zona de camino y “se va avanzando a buen ritmo”, expresó.

Pero los tramos cuatro y cinco no corren la misma suerte. Desde J.J Gómez a Fernández Oro y desde esa ciudad hasta Cipolletti los trabajos se estancaron desde hace tiempo. Allí las obras están a cargo de las dos UTE conformadas por Marcalba-Fontana Nicastro-Construmex y la segunda por CPC y CN Sapag.

Con respecto a la sección cuatro, Porro explicó que “no hay actividad pero se cree que iniciarán las tareas en los próximas semanas”.

Lo mismo sucede en el trayecto Fernández Oro a Cipolletti. En esa zona, las obras de ensanchamiento de la ruta a cargo de las empresas adjudicataria brillan por su ausencia. Sólo se pudo saber que en los próximos días “se podrá ver personal de las empresas reacondicionando las obras para poder entrar con los equipos al lugar”.

Pero más allá de los anuncios, que se repiten cada vez que se intenta conocer cuándo se reactivarán los trabajo, los que transitan por la ruta tienen que tomar todas las precauciones, más aun de noche cuando la visibilidad no es buena y los tachos que funcionan como simples señalizadores viales, pueden llegar a volverse un obstáculo para cualquier conductor.

En agosto del año pasado, el senador nacional Miguel Pichetto aseguró que iba a haber un incremento de las obras en septiembre del 2014 y que, en ese mes, iba a comenzar el asfaltado de los tramos. “Hay una decisión política para que, en las obras que estén en condiciones de ser terminadas antes del 2015, se ponga todo el esfuerzo”, aseguró en su momento (ver recuadro).

Si bien desde Vialidad Nacional distrito Río Negro informaron que, en algunos tramos, se puede observar que hay trabajadores que cumplen la función de indicar los trabajos que se realizan, es evidente que desde hace varios meses las obras permanecen estancadas y, quizás, lo que en algún momento será una autovía, hoy en día es, simplemente, una ilusión.


Comentarios


Ruta 22: el sueño de la autopista sigue paralizado