Sacan de la marginación a 50 familias de Conesa

Varias instituciones ayudaron a productores a lograr la autogestión con proyectos ganaderos, de granja y hasta una feria

GENERAL CONESA (AV)- El objetivo de fomentar el autodesarrollo por parte de diversas instituciones oficiales y organizaciones no gubernamentales tuvo sus frutos y alrededor de 50 familias pudieron salir de la marginación en las áreas rurales de esta localidad y las colonias Santa Teresita y Frías.

Este trabajo de autogestión no brilló por arte de magia sino que llevó siete años de pequeños logros para que los grupos familiares consigan cierta dignificación, luego de penar varios años viviendo del sustento que le brindaban las bolsas de comida enviada por Acción Social de la provincia.

En ese lapso, se consiguieron recuperar 500 hectáreas de pasturas, concretar proyectos de granja y de producción de ganadería vacuna, y hasta crear una feria en el área urbana para que puedan comercializar sus productos.

Esta articulación de esfuerzos partió de una iniciativa encarada por la Vicaría de la Fraternidad del Obispado de Viedma y la secretaría de Planeamiento, más el firme apoyo brindado por el Programa Social Agropecuario de la Nación, la Fundación Barrera Patagónica (Funbapa) y la estación experimental del Valle Inferior.

Dos de los técnicos de Planeamiento que tuvieron activa participación, Nora González y Bernardo Kluig, contaron que "debimos trabajar en función de la demanda real" en los contactos con la gente e "inicialmente se presentaron como productores pero cuando empezamos a bucear en la problemática empezaron a reconocer sus limitaciones".

No fue fácil. Al principio, quienes más reclamaban apoyo tenían como exigencia la necesidad de financiamiento para instalar un frigorífico de carnes pero con el correr del tiempo y extensos análisis llegaron a la conclusión de que no contaban con la infraestructura suficiente como alambrados o pasturas, con lo cual hubo que reorientar líneas productivas. Después apareció el dinero para pequeños créditos.

Una vez que pudieron adquirir mínimamente una capacidad de gestión, junto con la feria, los pequeños grupos consiguieron la electrificación rural en colonia Frías y el arreglo de caminos rurales.

González y Kluig relataron que en principio las actividades apuntaban al autoconsumo de estas familias, y hubo un caso en que una de las personas empezó con una vaca, pero fue creciendo, comercializa la leche y ahora no necesita de créditos.

Estas actividades ya fueron reconocidas incluso por la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Pesca y Alimentación (Sagpya) que designó al titular de la Cámara de Productores conesinos, Lucas Palma, como representante del Programa Social Agropecuario en el Valle de Conesa.

Lejos de mantener lo hecho, las instituciones intervinientes en el proyecto van por más. Ya están trabajando en la consolidación de otras iniciativas promoviendo la constitución de grupos integrados por jóvenes -hijos de productores- para abrir canales de comercialización hacia el Sur de la provincia. Otro de los puntos que figuran en la agenda es la construcción de una pequeña planta de fabricación de conservas a los efectos de reunir mayores exigencias bromatológicas y fomentar esa actividad para autoconsumo y venta.


Comentarios


Sacan de la marginación a 50 familias de Conesa