Sacude al fútbol argentino el suicidio de Mirko Saric

El joven volante tomó una drástica determinación.



El mediocampista de San Lorenzo de Almagro, Mirko Saric, se suicidó ayer en su casa del barrio porteño de Flores luego de sufrir un fuerte estado depresivo, según informaron familiares de la víctima y fuentes de la Policía Federal.

Saric se ahorcó ayer al mediodía en su casa de la calle Fabre 1241, del barrio porteño de Flores, y su cuerpo fue hallado por su madre dentro de la habitación cuando le llevaba el desayuno, según informó el comisario Ricardo Rodríguez, a cargo de la seccional 38.

Rodríguez indicó que Saric se ahorcó “con una sábana”, que anudó a una barra de hierro para hacer gimnasia que estaba ubicada en la puerta de su dormitorio.

El jugador sufría un proceso depresivo por una lesión sufrida tiempo atrás y ése habría sido el motivo que llevó al joven a tomar la decisión de suicidarse.

Según informó la hermana de Saric, Mirna, el futbolista estaba bajo tratamiento psicológico, pero se negaba a consumir los medicamentos recetados ante la posibilidad de que fueran detectados en los controles antidóping del fútbol.

Conocida la información se presentaron en la casa del barrio de Flores el mediocampista Guillermo Franco, amigo de la víctima, y el utilero del club de Boedo, Miguel Di Lorenzo, conocido como “Galíndez”.

La noticia conmovió al plantel de San Lorenzo y al técnico Oscar A. Ruggeri, quien lo promovió a primera apenas tomó el cargo.

Saric, de 21 años, no jugaba por una lesión que sufrió a fines del “99. Su último partido fue el 3 de diciembre, cuando a los quince minutos del segundo tiempo ingresó en el partido que su equipo le ganó a Vélez por 2 a 0.

Días más tarde, el 20 de diciembre, jugando en la reserva ante Ríver Plate, sufrió la rotura de los ligamentos cruzados de la pierna derecha, lesión que lo marginó de las canchas pero de la que se estaba recuperando.

Saric debutó en la primera de San Lorenzo el 19 de febrero del “98 luego de realizar todas las divisiones inferiores en el club de Boedo, y en 41 partidos convirtió cuatro goles.

El jugador era considerado uno de los valores con gran futuro. Inclusive, a principios del año anterior, luego de cumplir una gran actuación en los torneos de verano jugados en Mar del Plata y Mendoza, el presidente Fernando Miele tasó su pase en veinte millones de pesos.

La muerte de Saric, en la plenitud de su vida y su carrera profesional, agregó un mojón más en el recorrido de un destino que parece haberse ensañado con San Lorenzo de Almagro en las últimas dos décadas, en las que cuatro de sus futbolistas fallecieron trágicamente estando en plena actividad.

El zaguero Hugo Pena en 1981, el volante Jorge Coudannes en 1985, el delantero Alejandro Bernuncio el año anterior y Mirko Saric ayer, forman parte del triste derrotero de desgracias que enlutaron a la familia sanlorencista en estos veinte años.

Por otra parte, el dirigente de San Lorenzo de Almagro, Fernando Gregorio, se manifestó ayer “muy consternado” por el deceso de Saric.

El dirigente señaló que “ayer (por el pasado lunes) Mirko se había entrenado normalmente, estaba en su etapa de rehabilitación” de la lesión que sufrió en diciembre último.

.


Comentarios


Sacude al fútbol argentino el suicidio de Mirko Saric