Saiz destacó el plan chino, en los 50 años del Idevi

Dijo que habrá financiamiento para obras.



#

Saiz afirmó que es un “despropósito” que el agua del río Negro “termine derrochándose o desperdiciándose en el mar”.

VIEDMA (AV).- El sector productivo incluido en la colonia agrícola del Instituto de Desarrollo del Valle Inferior (Idevi) es visto por el actual gobierno como el trampolín destinado a tratar de imponer el proyecto agroalimentario ligado a un convenio firmado con China. Así se confirmó ayer en la celebración de las bodas de oro de la creación del ente de desarrollo. El gobernador Miguel Saiz destacó durante el acto recordatorio de la sanción de la Ley 200, la importancia de haberse incorporado dentro de un proceso de sistematización parcelaria, unas 6.000 hectáreas. Admitió que “el camino más largo comienza siempre con el primer paso, y en este caso, es conseguir el financiamiento para hacer las obras de infraestructura de regadío necesarias a fin de que terminemos con ese despropósito que significa que entre 800 y 900 metros cúbicos por segundo de agua de excelente calidad la estemos derrochando o desperdiciando en el mar”, dijo. Insistió en que aun falta el financiamiento, que a su criterio “lo dará el grupo de empresas china Beidahuang State Farms Business Trade Group a los efectos de poder realizar las obras”. Saiz dijo que cada productor y cada uno de los dueños de las parcelas de tierra deben quedarse “absolutamente tranquilos, que el que va a decidir qué es lo que planta, que es lo que produce, son ellos”. En el mismo sentido, el interventor del organismo, Guillermo Dietz, destacó la necesidad de apelar a esta nueva oportunidad que “como toda cosa nueva asusta” pero que debe llevarse a cabo dentro de un marco de “desarrollo sustentable”. La ceremonia recordatoria de este proceso de colonización llevado a cabo en el área circundante a esta capital sirvió para reflexionar acerca de algunos fracasos en que quedó sumido el sector productivo siendo atribuido a un contexto económico del país en los últimos 30 años. Juan Carlos Rosso, vocero de los empleados que aún quedan, insistió con el proyecto oriental como una manera de estimular la inversión privada y propuso revisar la actual legislación que rige para el funcionamiento del ente en su apoyo al sector productivo. “Habrá que adaptar la Ley 200 con más presencia del Estado”, insistió tomando el ejemplo de la Corporación de Fomento del Río Colorado (Corfo) que ha tenido la posibilidad de despegar encontrándole la veta comercial de colocación de productos hortícolas en el exterior. Si bien no acudió al acto el intendente Jorge Ferreira, la comuna difundió posteriormente un documento pronunciándose en la necesidad de “repensar el proyecto y realizar una reforma que permita incluir a todas las entidades públicas, privadas y del tercer sector que puedan aportar para el desarrollo y fortalecimiento de la relación campo-ciudad”. También remarcó que “todas las instituciones, incluyendo al Municipio, deberían participar de la toma de decisiones”.

Marcelo Ochoa


Comentarios


Saiz destacó el plan chino, en los 50 años del Idevi