Saiz dice que "por ahora no hay cambios"

Mientras arrecian las versiones acerca del alejamiento del ministro Oscar Idoeta, el gobernador rionegrino admitió anoche que "el tiempo se está agotando", pero "no quiero hablar de nombres". El propio titular de la cartera de Familia admite desazón por su acción.

VIEDMA (AV)- Las versio-nes de cambios en el gabinete provincial fueron negadas ano-che por el gobernador Miguel Saiz. "No habrá cambios en lo inmediato. No puedo hablar por mañana. Estamos buscand corregir los errores que tenemos. Pero, soy consciente de que el tiempo se está agotando. No quiero hablar de nombres".

Así, el primer mandatario desestimó anoche a "Río Negro" las informaciones que indicaban el alejamiento de algunos miembros de su gabinete, especialmente la del ministro Oscar Idoeta.

Recién cerca de las 22,30, Saiz se retiró de la Casa de Gobierno después de una extensa jornada de audiencias que cerró con el juez penal, Pedro Funes. Antes cumplió con varios encuentros políticos. Entre ellos, recibió al presidente del bloque de legisladores, Bautista Mendioroz, con quien repasó varias cuestiones de gobierno y también los resultados preliminares de una encuesta solicitada. Los datos iniciales de Roca, Cipolletti y Villa Regina entusiasmaron al mandatario, ya que le dan más del 43% de imagen positiva.

En los últimos días, la dimisión de Idoeta en Familia volvió a instalarse en distintos ámbitos de gobierno. Además del desgaste, el funcionario transmitió a los suyos otra razón para su alejamiento: agotamiento y desazón por los resultados de sus labores.

Ocurre que Familia es la más fiel y patética conclusión de un área conformada por aportes de los distintos sectores políticos. Idoeta no pudo diseñar un equipo propio dentro de esa confluencia de intereses ajenos.

Tampoco pudo superar l maraña administrativa de expedien-tes que se transformó en su principal oponente, acumulando y de- morando acciones de gobierno que, en más de un caso, obligaron la personal participación del gobernador. Y no son pocas las vo-ces de intendentes o funcionarios que llegaron a Saiz con quejas sobre la funcionalidad de Familia.

Durante varios meses el mandatario se ocupó específicamente en revitalizar y respaldar a Idoe-ta. Hizo los mayores esfuerzos: lo defendió frente a sus más íntimos allegados y envió mensajes concluyentes. El caso más evidente fue cuando declaró a "Río Negro" que Idoeta era uno de los funcionarios que más lo interpretaba. Un gesto que sorprendió hasta el ministro aludido, a la vez que desorientó a otros miembros del gabinete.

Pero Saiz se pregunta cuál es el tiempo de tolerancia para un funcionario sin experiencia gubernamental, como Idoeta. "Seis o siete meses es suficiente", comentó a los propios. Anoche, sin ninguna especificación, desesti- mó cambios inmediatos pero aceptó que "el tiempo se está agotando".

En realidad, la suerte de Idoe-ta comenzó a cambiar hace algunos meses. Primero, el ministro César Barbeito le retiró su respaldo y después conformó la principal erosión entre los allegados al mandatario. El hecho más contundente lo conformó cuando Saiz asignó a Coordinación en el manejo del programa provincial de la garrafa social.

Anteriormente distintos actores oficialistas habían planteado cuestionamientos, desde el ex gobernador Pablo Verani (que luego intentó limarlas con una reunión gastronómica con Idoe-ta) hasta Mendioroz, incluyendo una extensa lista que obligaba al mandatario a cumplir con una defensa descomunal por su ministro. (AV)

Nota asociada: Moneda en el aire, pero... "¿Rubén?...¡un amigo!"  

Nota asociada: Moneda en el aire, pero... "¿Rubén?...¡un amigo!"  


Comentarios


Saiz dice que «por ahora no hay cambios»