Saiz y su silencio, lugar de especulación 9-10-03

En medios oficiales se admite que el mandatario electo quiere -boca cerrada- preservarse de presiones. Pero también surgen interrogantes sobre si la carencia de definciones no es producto de falta de posicionamiento sobre los caminos a seguir a partir del 10 de diciembre, o sea el día que



Abroquelado en el silencio.

A dos meses de asumir el gobierno de la provincia, el mandatario electo Miguel Saiz mantiene su decisión de no emitir la más mínima señal sobre el contenido con el que arrancará su gestión Ni siquiera sus más íntimos colaboradores parecen conocer perfiles del tema.

Este desconocimiento serpentea además en el grueso de la máxima dirigencia del radicalismo. Ambito en el que se fundamenta el silencio de Saiz vía la necesidad de organizar su gobierno ajeno a presiones.

En el conjunto del partido existe además la convicción de "no apurar" el tiempo en relación con las decisiones que debe adoptar Saiz.

- Es él el que está en el centro de la escena...él y su responsabilidad- se le escucha decir al vicegobernador y futuro titular del bloque radical, Bautista Mendioroz.

Sin embargo, todos estos fundamentos no excluyen otras reflexiones que, siempre en el seno del oficialismo, genera la conducta seguida por el gobernador electo.

Las reflexiones en cuestión pivotean alrededor de un interrogante: ¿el silencio de Saiz expresa una firme cautela destinada a mejorar la calidad de las decisiones, o es la resultante de carencias de miras sobre cómo encarar los complejos caminos a seguir?

Ayer, un flamante diputado electo por el radicalismo planteó el dilema en los siguientes términos:

- Si Saiz se mueve, le puede resultar contraproducente; pero si no se mueve, le puede ser doblemente contraproducente, porque puede alentar la impresión que su gobierno será más de lo mismo...

Siguiendo este razonamiento, entra en juego otro interrogante:

¿cuál es la dimensión en actitud y aptitud que tiene el mandatario electo para introducir cambios en formas y estilos de conducir la provincia?

- En política, la decisión suele ser una de sus más nobles razones de su existencia- sostuvo en Viedma una importante fuente partidaria al ser consultada por este diario.

En esos medios existe además la impresión que la conducta seguida por Saiz puede llegar a ser funcional a situaciones poco aconsejables para su propia imagen.

Instancias que hacen al presente institucional.

Una de las fuentes consultadas ayer tomó dos casos muy recientes para interrogarse sobre la verdadera textura de reacción de Saiz.

- Un informe oficial dice que Educación pagó sobreprecios en la compra de útiles escolares; y en una comisaría de Viedma se "aprieta" a pibes... ¿Por qué Saiz no expresa opinión teniendo una activa definición sobre el tema? ¿Hasta dónde tiene legitimidad mantener el silencio fundándolo en que esos hechos no se dieron en su gobierno? ¿Acaso teme que Verani se disguste porque él marque una diferencia, prometiendo que esos hechos no pasarán en su futuro gobierno?- se preguntó una fuente política.

- Ante hechos de esa naturaleza, todo silencio puede ser interpretado como una claudicación ética- acotó la fuente.

Siempre a la zaga de las opiniones cosechadas, se concluye en que se está ante hay un problema de praxis política.

De cosmovisión de lo que es un poder electo y de las obligaciones que tiene aún sin tener las riendas del gobierno.


Comentarios


Saiz y su silencio, lugar de especulación 9-10-03