Saladino aprovechó todo y festejó

Sacó ventaja en una prueba muy entretenida.



Volvió Pablo Saladino y recuperaron la sonrisa los hinchas de Torino, que suman unos cuantos en la región. El ex campeón venía a tiro y aprovechó la oportunidad para quedarse con la victoria en la primera del certamen anual del TC Neuquino. La prueba tuvo varios golpes de escena y un final cargado de suspenso. Mucho público acompañó la programación que organizó el TC Neuquino y contó con la presencia de las tres divisiones del nuevo Turismo Neuquino. Después de la clasificación sabatina, parecía que al campeón Andrés Tomini lo esperaba un trámite por delante. En la serie tuvo su primera complicación. Un inspirado Nicolás Cáceres lo manoteó en la largada y se fue adelante. Sólo la experiencia de Tomini pudo con Cáceres, quien se pasó en el ingreso a los mixtos y resignó la punta a poco del final. La segunda serie lo mostró adelante a Néstor Quintana, quien a pesar de una falla en su auto fue el más rápido, asegurándose el mejor lugar en la final. Cuando el semáforo se puso en verde, Tomini mostró toda su viveza. Movió bárbaro y antes de llegar al curvón de tercero pasó a primera, mientras que Pablo Saladino se aferró al segundo lugar y Quintana, complicado, se movió en la horquilla y todos tuvieron que levantar para no llevarselo puesto. Cuando se acomodaron, Tomini estaba en otra sintonía. Y Cáceres se desesperaba por superar a Saladino, aguantando a fuerza de experiencia. Más atrás, Juan D. Lescano luchaba con Quintana, Jorge Hernalz y Daniel Battistuzzi, en un trámite de dientes apretados y algo de chapa también. Antes de cumplirse la novena vuelta, Cáceres se jugó en un frenaje y lo pasó a Saladino. Empezó otra prueba. Impuso un ritmo bárbaro y Tomini empezó a inquietarse. Cáceres achicó la diferencia y en la decimocuarta vuelta estaba pegado al líder, quien tiró el auto a un costado con el motor roto. Parecía cosa juzgada. Error. Primero se movió feo el auto de Cáceres a la salida de la horquilla. Después, se desparramó en el ingreso a la olla. Saladino estaba para aprovechar el regalo y con un auto que se armó en apenas veinte días se fue en busca del triunfo. Cáceres quiso recuperarse pero no había más tiempo. Sólo quedaban cuatro vueltas para el final y Saladino no le dio opciones. Mientras, el tercero fue Lescano, en su mejor tarea en la categoría, después de una lucha memorable con Battistuzzi que se definió con la bandera a cuadros. Fueron muchos menos de lo pensado los pilotos que participaron en la primera. Igual, el espectáculo fue bueno. Ahora, a esperar la segunda.

Lanigau, el “1” en el esperado debut

Mejor estreno imposible para la ex Copa KIA, ahora denominada Clase 3 del Turismo Neuquino. En una prueba que mostró que los autos son unos verdaderos “tanquecitos”, Alejandro Lanigau se convirtió en el primer ganador de la historia. No la tuvo fácil en el comienzo, pero cuando se acomodó marcó la diferencia. Once pilotos iniciaron la primera prueba de la nueva categoría. Diez completaron la exigencia, demostrando la confiabilidad de los autos. Sólo faltó de los que clasificaron Gastón Pérez, quien prefirió postergar su debut hasta Zapala. La prueba fue entretenida. Sobre todo en el comienzo, cuando Matías Soto sorprendió con una largada memorable, apiló rivales y se fue encima de Lanigau. Soto lo buscó y lo pasó al líder, quien enseguida le devolvió la gentileza y recuperó la punta, como para dejar en claro que no tenía intenciones de ceder protagonismo. A todo lo apuntado, Facundo Garófalo y Guillermo Quinteros se iban afuera en la horquilla, perdiendo contacto con la punta. En un par de vueltas el auto de Soto empezó a padecer con el prematuro desgaste de los neumáticos, Lanigau se escapó adelante y atrás Francisco Hoffman pasó dos autos en el ingreso a la horquilla, por afuera, y se metió segundo. La prueba bajó en intensidad en la lucha por la punta. Más atrás hubo maniobras al límite, buenos trabajos y un espectáculo muy entretenido. La categoría mostró su potencial, sólo faltarían algunos pilotos más para ser la que durante años acompañó al TC 2000 generando memorables espectáculos.

 


Comentarios


Saladino aprovechó todo y festejó