Salarios: gobierno, UIA y CGT definen agenda

Las reuniones tripartitas buscarán entre hoy y mañana la forma de instrumentar los aumentos



El gobierno comenzará a definir hoy con industriales y representantes de la CGT la agenda de la reunión del Consejo del Salario, el Empleo y la Productividad convocada para el miércoles y que busca instrumentar un aumento en los haberes con la incorporación de ítems no remunerativos y una ampliación de las asignaciones familiares.

El ministro de Trabajo Carlos Tomada recibirá a las 15 a los representantes de la Unión Industrial Argentina (UIA), encabezados por su nuevo presidente, Héctor Méndez, y tres horas más tarde será el turno de los sindicalistas de la Confederación General del Trabajo (CGT).

El martes, en tanto, fueron convocados otros nucleamientos empresarios, como la Cámara Argentina de Comercio (CAC) y la Cámara de la Construcción (CRA), y de la Central de Trabajadores Argentinos (CTA) que conduce Víctor de Gennaro.

La intención de Tomada es que, en las reuniones que se sucedan entre hoy y mañana, “se plantee la posición de cada sector para poder conformar una agenda consensuada” para la primera deliberación del Consejo del Salario, el miércoles, indicaron voceros de la cartera laboral.

La CGT ya ubicó la cifra de 630 pesos de salario mínimo como un piso expectable en la discusión con los empresarios y el gobierno, de acuerdo a lo que anticiparon los tres co-secretarios de la central, Hugo Moyano, Susana Rueda y José Luis Lingeri.

“Vamos a concurrir con varias propuestas e ideas. El piso que tenemos es que el salario mínimo, vital y móvil llegue a los 630 pesos” con la incorporación de los 150 pesos no remunerativos que se convertirían en 180 para mantener el haber de bolsillo, había señalado Moyano.

Los industriales indicaron que, en principio, no tienen mayores objeciones para que se incorporen los 50 y 100 pesos no remunerativos al salario mínimo, estiman que ese paso se producirá por etapas y que el “esfuerzo” de los empresarios debería complementarse con un aumento en las asignaciones familiares.

“Con la incorporación d los ítems no remunerativos y los incrementos en las asignaciones familiares, estaríamos cerca de la canasta básica que marca la línea de pobreza” y que ronda los 770 pesos, dijeron en la central fabril.

Por otra parte, el Instituto para del Desarrollo Social Argentino (Idesa) sostuvo ayer que los incrementos en el salario mínimo y las sumas fijas otorgadas por el gobierno no permiten mejorar la distribución del ingreso ni disminuir el índice de empleo en negro.

La entidad sostuvo que “persistir” con esta estrategia, “más la novedad” de subir el mínimo no imponible del impuesto a las ganancias, “implicará consolidar un patrón distributivo regresivo y modestos resultados en reducir la pobreza”.

Según Idesa, el gobierno “ha utilizado con mucha intensidad la estrategia de imponer de manera centralizada aumentos de salarios”. (DyN/Télam)


Comentarios


Salarios: gobierno, UIA y CGT definen agenda