Salen a recuperar la historia de la Colonia Rusa

Alumnos de este barrio, que albergó a los pioneros judíos del Alto Valle rionegrino, toman nota de la memoria de sus padres y abuelos, en un mes especial para la historia del lugar.

CERVANTES (AR).- Octubre es un mes especial para los vecinos de la Colonia Rusa, también conocida como Fátima. Nadie recuerda cuántos años ya tiene la Capilla de la Virgen de Fátima pero todos los 13 celebran su fundación y los festejos de este 2002 llegaron con un agregado especial porque los chicos de la Escuela 31 trabajan en un proyecto para recuperar la historia del barrio.

Por tal motivo, hombres y mujeres recordaron días atrás sus años en la primaria, cuando se comenzaron a levantar las paredes de la capilla.

Así, sus relatos se entrecruzaron para armar una historia en común y demostrar que esta pequeña capilla, de la que nadie recuerda su fecha de nacimiento, había sido -y sigue siendo- un lugar de encuentro para la comunidad de Colonia Rusa.

La reconstrucción fue posible porque dos maestras, Marta Medhi y Laura Pisano, percibieron y constataron meses atrás la necesidad de revalorizar la historia de esta comunidad, que se formó gracias al esfuerzo de inmigrantes de diferentes lugares (en su mayoría, pioneros judíos). Así fue que comenzaron a implementar un trabajo con sus alumnos. Ellas fueron las que localizaron un viejo pergamino, guardado cuidadosamente por una vecina del lugar, que certificaba que la piedra fundamental de la Capilla de la Virgen de Fátima había sido bendecida y colocada en noviembre de 1957 ante un numeroso público.

La mayoría de los testimonios aseguran que el principal impulsor de esta obra fue el padre Jacinto Stábile. Para la realización de su idea el religioso contó con el apoyo de varios vecinos que fueron aportando diferentes elementos. Uno de los casos es el de Yolanda de Boreán, ya fallecida, que decidió donar parte de su tierra para la construcción del templo religioso. Su hijo, Mario Boreán, que vive en la chacra que era de sus padres realizó su primaria en Colegio San Miguel, y aún recuerda al padre Stábile comentando el proyecto de hacer la capilla con mucho entusiasmo.

Desde aquel momento, hasta ahora, han pasado 45 años y la realidad ha variado notablemente en la colonia. Aunque no del todo. Como cuando construyeron la capilla, en la actualidad muchos colaboraron decidieron darle una mano de pintura al interior de la capilla que ya mostraba signos de notable deterioro.

El nombre de Colonia Fátima fue impuesto en 1968 por decreto del gobierno provincial y desde ese momento esta comunidad tiene dos formas de ser nombrada, aunque la más popular es Colonia Rusa.

En la actualidad se desarrollan algunas actividades en la capilla, como catecismo, confirmación y además el grupo «Neué Nechén» compuesto por 16 jóvenes y niños ensayan folklore varias veces a la semana.

En medio de las filas de álamos que separan la calle de tierra de las chacras aparece tímidamente la Capilla de la Virgen de Fátima. En este pequeño templo de culto católico que está ubicado entre Stefenelli y Cervantes estuvieron varias figuras emprendedoras de las zona.

Sin duda, este es un patrimonio histórico de gran valor para la comunidad valletana que merece la pena volver a valorizar, porque su enclave es una de las mejores muestras de tolerancia y convivencia de pioneros de distintas culturas y creencias, que forjaron con su trabajo y proyectos la actual identidad de Roca.

Rescatar el pasado y valorizar el lugar propio

Con el objetivo de rescatar los saberes históricos de la comunidad de la Colonia Rusa, Marta Medhi y Laura Pisano pusieron en marcha un novedoso proyecto con los alumnos de cuarto grado de la escuela 31 de esa localidad. «La idea es que los chicos tengan un rol activo en la búsqueda del conocimiento y de esta manera pueden establecer una relación entre sus saberes previos y los nuevos», comentó Pisano.

Es así que los chicos comenzaron a explorar en su propio entorno familiar el pasado que vive en la memoria de los más grandes y antiguos pobladores y revalorizar, entonces. su propio lugar.

«Hay muchas fechas que todavía no podemos establecer fehacientemente, pero por suerte hemos tenido una gran colaboración de los padres, pero también de organizaciones como la comunidad israelita y particulares que han investigado sobre la historia de esta colonia», explicó la docente Marta Medhi.

El trabajo tienen previsto concluir en noviembre próximo con una exposición que incluirá afiches, maquetas y la presentación de un libro con una reseña histórica, más los diferentes trabajos realizados por los alumnos en el transcurso de todo el año. (AR)


Adherido a los criterios de
Journalism Trust Initiative
Nuestras directrices editoriales
<span>Adherido a los criterios de <br><strong>Journalism Trust Initiative</strong></span>

Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios

Este contenido es exclusivo para suscriptores

Ver planes ¿Ya estás suscripto? Ingresá ahora