Salmones y truchas muertos por una rotura de las piletas de reproducción



JUNIN DE LOS ANDES (ASM).- Técnicos del Centro de Ecología Aplicada luchan con bombas y sin descanso para salvar a cientos de miles de peces, reproductores y ovas expuestos a la muerte por la rotura del canal de abastecimiento de los estanques de cría, como consecuencia de la intensas lluvias.

Decenas de miles de esos ejemplares ya perecieron, pero la situación pudo mantenerse a raya merced a la solidaridad de otras instituciones, que prestaron su colaboración al CEAN con equipos de bombeo y personal para alimentar las cubetas directamente desde el río.

Sin embargo, se trata de una carrera contra el tiempo y con mucho de azar, pues un eventual corte de energía podría provocar nuevas y cuantiosas pérdidas. De allí que urgen los arreglos o la búsqueda de mecanismos para restablecer la alimentación regular de agua. Con ese fin se espera un informe de Recursos Hídricos de la Provincia.

En buena medida, el accidente ha puesto en riesgo el futuro de ambientes pesqueros deportivos del Neuquén. Es que millares de los ejemplares -como el salmón encerrado- se utilizan para repoblamiento y son el resultado de 10 años de experimentación y labor en cautiverio.

Las torrenciales lluvias que desde hace más de un mes afectan a toda la zona cordillerana, provocaron la apertura de un "rumbo" de casi 20 metros sobre uno de los lados del canal, por donde el líquido fluye como en cascada.

El acueducto fue construido hace varios años para abastecer por entonces a la usina que funcionaba en el valle de San Cabao -a ocho kilómetros de Junín-, en lo que hoy es el CEAN. El ducto toma agua -incluso para consumo humano- del río Chimehuín, cruza la ruta 234 antes de la "boca", y culmina en el CEAN.

En las instalaciones de Piscicultura del centro se producen peces destinados a repoblamiento de ambientes de pesca, al tiempo que se mantienen en cautiverio –para reproducción– salmónidos únicos en el país. En existencia hay allí unos 340.000 alevinos de truchas y salmón encerrado, ejemplares de triploides y alrededor de 1.000.000 de ovas.

Según fuentes de la institución, la rotura provocada por el desborde de las aguas produjo la muerte de decenas de miles de huevos, alevinos y adultos de salmón encerrado, trucha arco iris y trucha marrón.

Inmediatamente después del siniestro, que se produjo días atrás, el CEAN recibió la ayuda de equipos de bombeo y personal aportados por la intendencia del Parque Nacional Lanín y la Brigada de Incendios del PNL; los Bomberos Voluntarios de Junín de los Andes y el Ente Provincial de Energía del Neuquén.

A su turno, dijeron las fuentes del CEAN, las empresas Hidroeléctrica Pichi Picún Leufú SA y la Hidroeléctrica Piedra de Aguila SA, también aportaron equipos de bombeo. Otro tanto hizo Vialidad Provincial con el aporte de maquinaria y personal para la reparación del canal. Por último, la Autoridad Interjurisdiccional de Cuencas aportó un equipo de bombeo permanente para el CEAN.

Fue así como -mediante el despliegue de los técnicos del CEAN y la ayuda de otras instituciones- se logró minimizar las pérdidas, que si bien son importantes no afectarán significativamente los programas de mejoramiento de la pesca deportiva. Sin embargo y como se apuntó, la situación sigue siendo muy precaria.

Los responsables de mantener con vida los valiosos ejemplares esperan por los resultados de los informes técnicos de Recursos Hídricos de la Provincia y otros organismos encargados de evaluar las alternativas y acciones para restablecer de forma segura la alimentación de agua a los estanques, que actualmente se realiza por bombeo eléctrico directo desde el río.


Comentarios


Salmones y truchas muertos por una rotura de las piletas de reproducción