Salvaje ataque a dos mujeres en una chacra

Fue en Vista Alegre y las víctimas tienen 60 y 70 años.

VISTA ALEGRE (ACE).- Dos mujeres mayores vivieron un verdadero infierno, luego de ser atacadas por tres delincuentes que intentaron robar en la chacra en la que se encontraban. Los malvivientes alcanzaron a golpear con violencia a una de las víctimas, mientras la otra mujer les disparaba con un arma, intentando ponerlos en fuga.

Las dos mujeres, una de 60 y la otra de 70, se encontraban ayer hospitalizadas aunque fuera de peligro. Los hijos de las chacarera estaban ayer conmocionados por la brutalidad con la que actuaron los delincuentes, quienes aparentemente no se habrían logrado llevar nada de la casa debido a la resistencia demostrada por sus víctimas.

La pesadilla comenzó pasadas las 3 de ayer en la zona de chacras de Vista Alegre. Tres delincuentes armados destrozaron a patadas la puerta de ingreso de la casa de la chacra de la familia Mónaco, y apenas ingresaron, hicieron un disparo «intimidatorio» que dio en el techo.

Las mujeres, que a esa altura ya estaba en el pasillo debido a los ruidos, fueron obligadas a volver a empujones a las habitaciones.

Pero una de ellas sacó un arma calibre 22 y comenzó a dispararles. Según describió el hijo de María Mónaco, en la casa vive la mujer que acompaña a su madre, Elba Montes de unos 60, quien tomó un revólver y repelió los escopetazos de los delincuentes.

Fue así que mientras dos de los ladrones golpeaban a la dueña de casa -aparentemente para obligarla a que les diera dinero-, el tercer delincuente mantenía encerrada en la otra habitación a Montes, que no dudó en disparar un cargador, volver a cargarlo y seguir disparando a través de la puerta para auyentarlos.

Cuando no le quedaron más proyectiles, optó por escaparse a través de la ventana, y desde allí uno de los delincuentes le siguió disparando. La mujer llegó hasta la casa de la familia de trabajadores que también vive en la chacra, y junto con Juan Antonio Lumistrera -de 50 años- fueron en busca de ayuda. En la huida recibió un disparo en la zona de los gemelos del pie, y resultó con un dedo de la mano roto por la caída al salir de la ventana.

«Nosotros escuchamos los balazos pero como fueron dentro de la casa, sonaban como lejanos. Cuando Elba vino hacia mí quería volver a la casa porque había quedado impactada con los gritos de la señora María, pero la convencí de que fuéramos a buscar ayuda con la policía», dijo el hombre.

Lumistrera llamó por teléfono a la policía desde la chacra del frente y volvió con un arma. «Yo les seguí disparando por arriba de la ventana donde se había escapado Elba, para que supiera que acá afuera los estábamos esperando. La policía llegó enseguida, pero ya se habían ido», dijo.

María Mónaco fue encontrada desvanecida en el interior de la casa y salvajemente golpeada. Aunque permanecía internada en el hospital Castro Rendón de Neuquén, sus hijos aseguraron que estaba fuera de peligro.

Ayer al mediodía la casa ya había sido reparada por los hijos y los disparos tapados con material. Aún quedaban los signos del salvaje asalto: huellas de los escopetazos y de los proyectiles del arma.

«En las chacras estamos eternamente pidiendo seguridad. El mes pasado ya habían ingresado al galpón donde se habían robado herramientas. Este es el típico reflejo de lo que pasa en el país, de la inseguridad total en la que vivimos», dijo Gustavo Mónaco.


Adherido a los criterios de
Journalism Trust Initiative
Nuestras directrices editoriales
<span>Adherido a los criterios de <br><strong>Journalism Trust Initiative</strong></span>

Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios

Este contenido es exclusivo para suscriptores

Ver planes ¿Ya estás suscripto? Ingresá ahora