Salvar la Tierra del calentamiento climático, el desafío de un videojuego

En este juego ugador puede ver el impacto de sus decisiones por etapas de cinco años.

Conducir un Fórmula 1 o acabar con una banda es algo corriente para los aficionados a los videojuegos. Ahora podrán superar un desafío muy diferente: salvar la Tierra de los efectos del calentamiento climático en un juego basado en datos científicos.

“Uno dirige el planeta durante 200 años, y lo salva o lo destruye” en función de las políticas ecológicas, económicas y sociales aplicadas, resume el inventor del juego, el británico Gobion Rowlands.

El jugador es nombrado director de la Organización Internacional Ecológica (OIE) y en sus manos queda “El destino del mundo” (nombre del juego).

El hombre podrá, por ejemplo, prohibir la explotación de la selva amazónica, imponer la electricidad en los transportes públicos en Europa o generalizar la política del hijo único por familia en toda Asia.

Pero tendrá que tener en cuenta todos los parámetros: si decide reducir la natalidad para proteger los recursos naturales, la mano de obra podría escasear, la edad de la jubilación podría subir hasta los 80 años y el pueblo rebelarse contra la organización.

El jugador puede ver el impacto de sus decisiones por etapas de cinco años: el orangután queda protegido, la temperatura de la Tierra disminuye un grado, o bien parte de Europa queda inundada mientras la guerra causa estragos en África debido a las malas cosechas.

“La gente aprenderá sobre el tema tanto destruyendo el mundo como salvándolo”, estimó Gobion Rowlands, de 35 años, que preside la sociedad de videojuegos Red Redemption.

“El Destino del mundo” fue concebido a partir de proyecciones científicas, económicas y demográficas de la NASA, de las Naciones Unidas e incluso de la universidad de Oxford.

Este juego “permite experimentar el tipo de decisiones a las cuales podríamos estar confrontados y ver que las respuestas no son fáciles”, estimó Myles Allen, un experto sobre calentamiento global de la universidad de Oxford.

A pesar de su grafismo elemental, este juego pedagógico, que se diferencia de los tradicionales videojuegos, a menudo muy violentos, recibió una acogida muy positiva de organizaciones de defensa del medio ambiente, asociadas al proyecto.

Una versión Beta del juego ya está disponible en Internet, y la definitiva será lanzada en inglés a comienzos de febrero, pero para la francesa, la española y la alemana habrá que esperar hasta marzo del próximo año.


Comentarios


Salvar la Tierra del calentamiento climático, el desafío de un videojuego