San Lorenzo pudo encontrar lo que tanto quería

Machacó en el segundo tiempo y así llegó a la victoria que lo colocó entre los líderes.

BUENOS AIRES (DyN).- San Lorenzo encontró anoche en el segundo tiempo todo lo que buscaba: la goleada 3-0 sobre Estudiantes de La Plata y, al menos de momento, la punta del Clausura junto con Ríver y Colón.

El gol que empezó a depositar a San Lorenzo en la punta lo logró Romeo, a los 19 minutos del segundo tiempo, anticipándose junto al poste más próximo al sector derecho de su ataque, desde donde partió el centro del colombiano Freddy Grisales. También fue Romeo quien aseguró la victoria, a los 39, al disfrutar en su hábitat natural, en la boca del arco, otro desborde del organizador Leandro Romagnoli. Ya en el epílogo, Romeo casi anota su tercer tanto, pero fue Brown quien se llevó la pelota por delante y batió a Tauber.

El primer tiempo fue discreto porque San Lorenzo presionó a su rival sin prácticamente permitirle pasar la mitad de la cancha, pero por entonces fallaron sus dos delanteros, Ariel López y Romeo. Este último le pifió a la pelota increíblemente solo ante el arco, tras una jugada personal del talentoso Leandro Romagnoli por la derecha. En la otra ocasión, Romeo cabeceó en forma débil y frontal un centro que preparó para Romagnoli y Tauber atajó ese envío casi sin moverse.

Sobre el final del primer período el equipo de Oscar Ruggeri elaboró un contraataque peligrosísimo, pero el pase de Romagnoli resultó muy largo para Romeo.

Estudiantes recurrió a un planteo mezquino, con abuso de pierna fuerte y excesiva tolerancia por parte del árbitro Cristian Villarreal.

La alineación azulgrana desaprovechó otra alternativa para ponerse en ventaja a poco de reanudado el juego, pero a Romeo lo descubrieron en posición adelantada y por eso le anularon una conquista de zurda bajo el arco.

Con todo, el conjunto de Eduardo Solari dispuso de una oportunidad para ganar el parcial porque Casartelli obstruyó un saque de Campagnuolo y el arquero, tras perder la pelota, lo agarró del cuerpo. El juez cobró falta en ataque.

A los 12 del complemento, Romeo ya se iba a reencontrar con la red, pero Ariel Zapata le cometió una infracción dentro del área grande (era penal) y después Erviti tiró desviado.

Estudiantes tuvo otra réplica aislada, Ernesto Farías le ganó a Aldo Paredes y su remate terminó muy cerca del poste derecho de Campagnuolo. Con el ingreso de Grisales, el armador Romagnoli tuvo el socio necesario para quebrar definitivamente el plan de los platenses.

Todo el esquema de Solari quedó en la nada tras el primer acierto de Romeo y, para mejor de San Lorenzo y peor de Estudiantes, el delantero desde entonces recuperó su eficacia en los metros decisivos.

San Lorenzo vuelve a pelear bien arriba, por el título, y Estudiantes cada vez se debate más abajo, hasta con riesgo de ir a parar a la promoción.


Comentarios


San Lorenzo pudo encontrar lo que tanto quería