San Martín quiere más seguridad en los boliches

Estudian un proyecto que promueve el uso de los detectores de metales.



SAN MARTIN DE LOS ANDES (ASM).- Un novedoso proyecto integral para reglamentar la seguridad en locales nocturnos, que entre otras ideas propone la capacitación de los “patovicas” en derechos humanos y la instalación de detectores de metal en los boliches, está en estudio en el Concejo Deliberante. El legislativo, se anticipó, formulará una amplia convocatoria a los distintos sectores involucrados, con el objeto de analizar la normativa y sus alcances.

Otro aspecto novedoso es que, una vez puesta en marcha, los propios concejales acudirán a los boliches durante un tiempo a determinar, para comprobar en los hechos la efectivización de la normativa y corregir eventuales aspectos de su funcionamiento desde sus alcances legislativos. Así lo confirmó a este diario la concejal del Frente Ari-Encuentro Neuquino, Nora Ramírez Tobío, impulsora del proyecto que ya fue discutido de forma preliminar con distintos bloques.

En su apartado resolutivo, si es que prospera según la redacción original, el proyecto de ordenanza establece que los locales bailables, nigth club, boites y bailantas ubicadas en el ejido municipal deberán colocar detectores de metales, mediante dispositivos fijos o manuales en las puertas de acceso, para evitar el ingreso de personas con armas u elementos metálicos, inequívocamente destinados a ejercer violencia o agresión. Los propietarios tendrían un plazo de 90 días para la colocación, a partir de la promulgación de la ordenanza.

El Ejecutivo municipal estará impedido de otorgar nuevas habilitaciones para ese tipo de comercios o locales, que no cuenten con detectores de metales. Según estimaciones, el costo de aparatos del tipo “pórtico”, de fabricación nacional, ronda los 2.600 pesos.

A su turno, el personal de seguridad contratado por propietarios o responsables de locales nocturnos, tendrá que estar acreditado en un registro pertinente abierto por la policía provincial. El proyecto también prohíbe que los comúnmente llamados “patovicas” porten y utilicen armas o cualquier objeto contundente, así como la ingesta de bebida alcohólica mientras estén en horario de servicio.

La propuesta también prevé multas en caso de que se comprobasen denuncias de maltrato o incidentes con los clientes, quienes podrán presentar sus quejas a la autoridad de aplicación. Si bien la capacitación no está explícitamente mencionada en el proyecto de ordenanza, la concejal Ramírez Tobío dijo que la idea es que el personal de seguridad realice cursos específicos a su tarea, en los que “se incorporen nociones sobre derechos humanos”.

La edil explicó que San Martín “tiene un vacío legal en la normativa ligada a los boliches, y lo que nos proponemos es corregir esa situación, con una ordenanza integral, seria y cumplible, pero al mismo tiempo clara y exigible”.

En los fundamentos de la propuesta se señala que por ser una ciudad turística, el flujo de visitantes se incrementa aquí de manera notable en determinadas épocas del año.

Tras destacar la existencia de distintos locales nocturnos en los que confluyen residentes y turistas, y advertir el cambio de pautas y costumbres culturales, enfatiza la necesidad de “sancionar una norma que no sólo garantice la seguridad, convivencia, salud y ambiente sano y equilibrado en ese tipo de locales, sino que también establezca mecanismos idóneos de prevención y tutela de todos los sectores sociales involucrados en esa situación”.

Recuerda que los incidentes ocurridos en San Martín meses atrás -involucraron a un grupo de turistas brasileños, entre otros- como en otras partes del país, entre el personal de seguridad de locales nocturnos y jóvenes asistentes, “son de una frecuencia creciente, llegando a provocar algunas veces lesiones graves y hasta la muerte”.


Comentarios


San Martín quiere más seguridad en los boliches