San Martín tendrá mapa de riesgo geológico

Apuntan a mitigar los peligros de desprendimientos en los faldeos.

Archivo

SAN MARTÍN DE LOS ANDES (ASM)- El Servicio Geológico Minero de la República Argentina concluirá a fin de mes un estudio geológico y mapa de riesgos, frente a la seguidilla de desprendimientos de piedras que afectan distintos sitios del ejido. Con ese instrumento, el municipio deberá decidir el plan de acción que, entre otras medias, podría incluir la relocalización de pobladores y limitaciones a la construcción. Sin embargo, el experto del Segemar, Fernando Pereyra, enfatizó que los último sucesos ocurridos en la ciudad, que incluyen el desprendimiento de colosales piedras de hasta 12.000 kilogramos como los ocurridos en junio pasado, “son parte de procesos naturales conforme las características del medio, de modo que no son eventos extraordinarios”. Pereyra admitió no obstante que los episodios volcánicos recientes (erupción del Cordón Caulle en 2011) y los grandes sismos ocurridos en Chile en 2009 podrían haber predispuesto sectores de los faldeos para acelerar el proceso de desprendimiento de piedras, pero insistió en que “eso también es parte de una fenomenología natural”. Al mismo tiempo, recomendó evitar la deforestación y, por el contrario, repoblar con especies nativas los faldeos allí donde sea factible, para evitar otro de los fenómenos de riesgo en la zona, como son los desmoronamientos o deslaves de las pendientes. El profesional explicó que “lo que está aumentando es la exposición de las personas al riesgo, por efecto de que la ciudad crece y hay más población, pero estos eventos geológicos son reglares y continuarán en el futuro”. Durante una rueda de prensa de la que participaron el intendente Juan Fernández, miembros de su gabinete y concejales, Pereyra explicó que “estamos trabajando en el relevamiento, que concluiremos a finales de este mes, para entregarlo a las autoridades municipales”. El estudio se concentró en tres sitios: las laderas del cerro Curruhuinca, densamente pobladas; los faldeos que dan a pique sobre la zona de Villa Paúr, por donde discurre la ruta 40 (ex 234) y los asentamientos de Colonia Maipú. Pereyra consideró que los barrios del Curruhuinca y la zona de Villa Paúr son las más expuestas al riesgo de caída de piedras. No obstante, relativizó la alternativa de obras ya propuestas, como muros de contención y/o gaviones. Pereyra subrayó que “hay medidas estructurales, como son las obras concretas, que pueden ser muy espectaculares pero sobre las que hay que estar muy seguro de que serán eficientes, por lo que no hay que decidir desde el miedo sino desde el estudio y la investigación”. “Luego -continuó- hay otras medidas no estructurales, vinculadas con el planeamiento, con la relocalización, con la aplicación de legislación específica, que pueden ser menos espectaculares pero más eficientes. Por eso, no hay que apresurarse en la toma de decisiones”. En ese sentido, el intendente Fernández y su secretario de Planificación, Alberto Pérez, anticiparon que a partir de este y otros estudios se diseñarán los planes de acción, que en el caso de los sitios de mayor riesgo podría incluir -además de obras de mitigación-, la relocalización de vecinos y normativas que impidan nuevas construcciones”.

Las enormes piedras caídas en meses anteriores obligaron a realizar un estudio.


Comentarios


San Martín tendrá mapa de riesgo geológico