Sánchez-Zalesky: cuatro indagatorias

Los jueces escucharon a miembros de la Policía, en el juicio contra los abogados por presuntas irregularidades en la tramitación de demandas contra la provincia.



VIEDMA (AV)- Un efectivo y tres empleadas policia-les declararon en la audiencia de ayer del juicio que se le sigue a los abogados Francisco Sánchez y Juan José Zalesky. En esta causa se investigan presuntas conductas delictivas vinculadas con el incumplimiento de los deberes de funcionario público en las que habría incurrido Sánchez al tramitar cartas poderes de policías en favor del estudio jurídico de Juan José Zalesky para iniciar juicios contra el Estado en reclamo de los descuentos salariales de las leyes 2990 y 2502. Para esas gestiones se habrían utilizado servicios y personal de la Policía. Sánchez en su condición de asesor letrado de la institución no podía litigar y lo habría hecho a través de Zalesky, a quien se le imputa haber colaborado con ese incumplimiento de los deberes de funcionario público. Los hechos se habrían producido entre 1997 y 2004. El primer testigo fue el policía Adrián Valdebenito, quien en los años investigados se desempeñó en la jefatura de Policía y durante años como chofer del entonces jefe Rogelio Lardapide. En sus primeras respuestas se lo advirtió con un tono displicente y dio la impresión hasta despectivo en algunos momentos, lo que generó más de un llamado de atención de los jueces del Tribunal, Susana Milicich de Videla, Eduardo Ignacio Giménez y Gustavo Azpeitía. “Vengo de Bariloche” aclaró en un intento de justificación de un humor que no demostraba ser su mejor día. No obstante confirmó que inició juicio por los reclamos a través de Zalesky “porque era lo más cómodo”. Dijo que según los comentarios de ese momento interpretó que Sánchez y Zalesky tramitaban esos juicios pero que el primero de ellos nunca le dijo nada al respecto. Las tres testigos restantes – Sandra Traipe, Gladys Yanisky y Amanda Maese- trabajaron en el sector sueldos y se les encomendó en distintos momentos la tarea de responder los oficios judiciales, constatando en cada uno de los casos los descuentos aplicados. Traipe recordó que recla-mó a través del abogado Juan Carlos Montecino porque por comentarios se enteró que no era conveniente iniciarlo con Sánchez porque ya tenía muchos juicios. Tanto esta testigo como Yanisky dijeron haber visto a Sánchez en la oficina de la jefa del área, aclarando además que el abogado retiraba personalmente su recibo de sueldo de ese lugar. Yanisky no vinculó a Sánchez con los juicios y en cuanto a la venta de bonos señaló que los comentarios del personal mencionaban a Zalesky, cuando comenzaron los pagos por estos reclamos en efectivo y títulos. “Al final siempre terminamos perdiendo nosotros”, recordó que decían sus compañeros, en referencia a lo que les habían descontado y por lo que perdían al cambiar los bonos. La defensa de Zalesky insiste en preguntar a los testigos si los máximos jefes policiales iniciaron estos reclamos, en un aparente intento de demostrar que el tema se institucionalizó. Tanto los exjefes de la Policía Lardapide como Jorge Ucha iniciaron los juicios en 2000. El primero de ellos estuvo imputado en esta causa y fue finalmente sobreseído, razón por la cual no está citado en este juicio como testigo.


Comentarios


Sánchez-Zalesky: cuatro indagatorias