Sancho renunció y Kirchner colocó a Peralta, otro hombre de su confianza

La misma Casa Rosada le bajó el pulgar al ahora ex gobernador. Quien asume es un político con experiencia sindical.





RIO GALLEGOS.- El gobernador Carlos Sancho renunció ayer presionado por la Casa Rosada tras la represión policial a municipales, y la Legislatura de Santa Cruz, en una turbia maniobra, designó al diputado Daniel Peralta para continuar la gestión en la provincia, donde docentes y estatales realizan huelgas por aumento salarial.

La salida de Sancho, quien asumió en junio de 2006 tras la renuncia del gobernador Sergio Acevedo, se precipitó a raíz del malestar y «bronca» del presidente Néstor Kirchner tras la represión a una manifestación en la cual 15 personas sufrieron heridas, dijo el ministro del Interior, Aníbal Fernández.

Al parecer, la inacción de Sancho ante múltiples protestas y la actuación de la fuerza provincial colmaron la paciencia de la Casa Rosada, que apuró el cambio en el gobierno para pacificar la provincia con miras a los comicios de octubre.

La Legislatura santacruceña designó ayer tarde como vicepresidente del cuerpo a Peralta, un diputado que en uso de licencia ejercía como interventor de Yacimientos Carboníferos de Río Turbio.

Los diputados aprobaron con el voto de 20 representantes del oficialismo y la UCR la designación de Peralta y, previamente, la renuncia de la vicepresidenta primera Judith Forstmann, en una maniobra más que cuestionable y que dejó abierta la pregunta de porqué no se decidió la intervención a la provincia.

Peralta, un dirigente kirchernista afín al ministro de Planificación Federal Julio De Vido y con experiencia sindical, adelantó que convocará a «paritarias a trabajadores del sector público en los próximos días».

De este modo, Peralta se propone abrir una instancia clave en el reclamo de docentes y estatales dado que las paritarias estaban suspendidas por la ley de emergencia económica que rige en Santa Cruz desde hace 17 años.

El ex interventor de Yacimientos Carboníferos Río Turbio dijo que cumplirá el pedido del presidente de «trabajar fuerte las 24 horas del día» para «enfrentar los problemas y abrir de inmediato el diálogo con todos los actores sociales».

El vicepresidente legislativo a cargo del Ejecutivo asumirá como gobernador hoy a las 19 en un acto oficial, y luego dará a conocer la composición del nuevo gabinete provincial, dado que tras la dimisión de Sancho todos los ministros renunciaron.

En tanto, las calles de Santa Cruz siguen patrulladas por gendarmes y policías, mientras los docentes mantienen su carpa en la esquina de la Casa de Gobierno, donde ayer sólo hubo una concentración informal en busca de noticias sobre el cambio de gobierno.

Dirigentes de la Mesa de Unidad Sindical, que agrupa a docentes, estatales, judiciales y jubilados, dijeron que pese a la renuncia de Sancho «se realizará mañana (por hoy) la jornada de paro provincial y a las 17 se efectuará una marcha» en esta ciudad.

Peralta aclaró que su misión es «pacificar» la provincia y que para ello iniciará de inmediato el diálogo con cada sector porque, dijo, «hay una situación complicada pero no difícil de superar».

Los principales dirigentes opositores y gremiales avalaron la renuncia de Sancho, a quien muchos calificaron como un «títere» que respondía a las órdenes de la Casa Rosada.

El jefe gremial de Adosac, Pedro Muñoz, consideró que así «se termina de resquebrajar la hegemonía del presidente Kirchner» en Santa Cruz y exigió a Peralta «respuestas claras al reclamo docente».

El intendente de Río Gallegos, Héctor Roquel, señalado por la Nación como impulsor de las protestas por cuestiones políticas, pidió ayer «recuperar la paz social» tras señalar que la renuncia de Sancho obedece al «desmanejo y falta de gobernabilidad».

Ante ello el ministro Aníbal Fernández reclamó a Roquel que también renuncie al cargo para mostrar la misma «estatura moral y política que tuvo Sancho».

El reclamo de Fernández fue rechazado por la dirigencia nacional de la UCR y la jefa de Coalición Cívica, Elisa Carrió.

El jefe del bloque de legisladores radicales, Omar Hallar, consideró a Peralta como «el hombre más potable que tiene el presidente aquí».


Comentarios

Para comentar esta nota debes tener tu acceso digital.
¡Suscribite para sumar tu opinión!

Suscribite

Logo Rio Negro
Sancho renunció y Kirchner colocó a Peralta, otro hombre de su confianza