Sandra también está ofendida





NEUQUÉN (AN).- Sandra Rodríguez también se sintió agraviada por el alegato del defensor Ladislao Simon. Y dijo que lo que más le dolió fue sentir que el abogado la ponía «en el mismo lugar que el imputado».

La compañera de Carlos Fuentealba señaló, al término de la audiencia de ayer, que «el alegato de Gustavo (Palmieri) fue impecable, y comparándolo con el defensor, más allá del derecho que tiene, yo desde maestra, como he hablado siempre, me resultó muy bajo escuchar y tener que soportar todos los agravios».

«También me sentí agraviada cuando dijo que Poblete también tenía derecho a mostrar fotos de la familia de él. Sentí que me estaba poniendo en el mismo lugar que el imputado. Acá estamos confundiendo el lugar de la víctima con el imputado», agregó apretando los dientes para contener el llanto.

«No hace falta saber mucho para ver que realmente esto ha sido algo terrible, muy bajo. Me duele mucho, más allá de lo que he estado soportando durante todo este tiempo, que Gustavo, con la profesionalidad que trabajó todo el juicio, con la lealtad que ha mantenido, haya tenido que soportar estos agravios», dijo.

«Quiero que el tribunal sepa que me parece que este juicio no debía haber llegado a estos límites», concluyó.

No quiso hablar sobre la hipótesis de la defensa, según la cual a Fuentealba pudo matarlo otro docente (ver nota central). Cuando Simon exponía esa teoría, fue notable su cara de disgusto y desconcierto. Hasta que en determinado momento se levantó y se retiró de la sala.


Comentarios


Seguí Leyendo

Sandra también está ofendida