Santa paternidad

San Lorenzo, muy práctico, ganó en la Bombonera.



Boca

San Lorenzo es un equipo sin estrellas, pero sabe lo que quiere y ayer lo demostró en la Bombonera. Con un juego solidario y firmeza atrás, venció a Boca por 2-1 y sigue prendido en la zona alta del torneo Apertura.

El Santo dejó en “nombre por nombre” en el vestuario y le demostró al local que no se la iba a llevar de arriba. Fue tan amarrete el equipo de Borghi, que la visita se animó y empezó a llegar con peligró al arco de Lucchetti.

Primero ganó la batalla en el medio, después inquietó cada vez que Romagnoli tocó la pelota y después complicó con la pelota parada. Por esa vía llegaron las más claras: un cabezazo de Bottinelli que se fue cerca del palo, a los 25; y un remate de Benítez, que salió por arriba del travesaño, a los 39.

¿Boca? Una sombra del equipo que venció a Vélez hace una semana. Partido, sin ideas e incluso violento, porque Insaurralde, Medel y Battaglia se excedieron con las falsas.

Para el dueño de casa era un negoción terminar el primer tiempo empatado, pero ni siquiera tomó los recaudos para aguantar. A los 40, Medel vio la roja y complicó aún más la situación de cara a la segunda mitad.

El Xeneize tardó menos de 2 minutos para concretar lo que no pudo en los 45 iniciales: una acción de gol. Viatri les ganó a todos por arriba y su cabezazo dio en el palo.

La respuesta fue inmediata y con la misma moneda. El que prevaleció en las alturas fue Balsas y la mandó al fondo del arco. Le venció las manos a Lucchetti luego de un centro de Bottinelli y estalló la parcialidad santa.

Desde ahí hasta los 20 salió lo mejor del juego. Boca lo fue a buscar y San Lorenzo, que se paró de contra, resultó una amenaza constante con la dupla Balsas-Menseguez.

Lo mejor en ese lapso: Luna salvó en la línea un cabezazo de Palermo, salió rápido y casi pone el segundo.

El local se desesperó, no encontró la manera de perforar la última línea visitante y llegó el segundo, con una perfecta combinación entre los puntas, que esta vez definió el Rayo.

Esa jugada liquidó el partido, aunque hubo tiempo para un gol de Palermo, en el cuarto minuto de descuento.

San Lorenzo cantó victoria en la Boca, extendió su paternidad y está en una posición más que expectante. El Xeneize volvió a ser una sombra y tendrá otra semana difícil. (AN)

FBaires


Comentarios


Santa paternidad