Santo sufrimiento

<b>San Lorenzo terminó de cerrar el triunfo ante Boca con el penal atajado por Torrico en el final.</b>



1
#

2
#

3
#

&amp;lt;b&amp;gt;Celebración. Angel Correa marcó, en el comienzo del segundo tiempo, el gol que San Lorenzo mereció mucho antes.&amp;lt;/b&amp;gt;

FBaires/DyN

Dos atajadas. En el primer tiempo, Orión le contuvo un penal a Romagnoli con el partido 0-0 y en el final Torrico se lo atajó al Chiqui Pérez cuando el Ciclón ganaba 1-0.

San Lorenzo no dejó pasar su chance y, con autoridad y solvencia durante gran parte del juego, venció a Boca (1-0) para recortar a dos la diferencia de puntos respecto del líder Newell’s, justamente su próximo adversario el sábado que viene.

Con puntos altos en todas sus líneas, en el equipo de Boedo se destacaron el delantero Angel Correa, quien marcó el gol del triunfo a poco de comenzada la segunda parte, y el arquero Sebatián Torrico, quien le contuvo un penal clave a Claudio Pérez cuando faltaba un minuto para la finalización del tiempo reglamentario y como premio fue despedido como un héroe.

Boca, en cambio, fue muy amarrete, un equipo al que le costó elaborar fútbol. Y si Pérez hubiera acertado el tiro del final, el resultado habría sido injusto.

Mejor desde el comienzo

Desde el principio San Lorenzo asumió el protagonismo, dominó a Boca y le generó peligro permanentemente, a partir de la movilidad de sus hombres ofensivos, en especial Correa y Héctor Villalba, a quienes se sumó Juan Mercier, de gran despliegue en el mediocampo.

Ante un Boca partido en el medio, sin volantes que pudieran sacar a su equipo del fondo, el Ciclón jugó la etapa inicial en campo adversario, pero volvió a tener el mismo déficit que en sus últimos encuentros: el gol.

A los 8 minutos, tras una mala salida de Daniel Díaz, Correa se lo perdió al rematar apenas desviado ante la salida de Agustín Orion. Y a los 19 fue Walter Kannemann, quien estuvo cerca al impactar un cabezazo en el poste derecho.

A esa altura el local era mucho más que un especulativo Boca, pero no conseguía reflejar esa superioridad en el marcador.

Es más, se jugaban 25 minutos cuando el árbitro Germán Delfino cobró penal para el Ciclón por una mano de Cristian Erbes dentro del área y Orion se lució al tapar el remate de Leandro Romagnoli sobre su derecha. El rebote lo tomó nuevamente el volante azulgrana, pero Díaz logró despejar su centro al medio del área.

La angustia del final

Después de esa acción a San Lorenzo se lo vio más apurado y Boca se animó a salir en cuentagotas, creando a los 27 su única chance de peligro de la etapa con un disparo de Emmanuel Gigliotti a las manos de Torrico.

Los aplausos del público en el final de la etapa aprobaron una destacada actuación del equipo de Juan Antonio Pizzi, aunque sintiendo la impotencia de no poder gritar un gol.

San Lorenzo rompió la paridad a los dos minutos de la segunda parte con un puntazo de Correa desde adentro del área luego de un centro por izquierda dd Ignacio Piatti.

Después, San Lorenzo mantuvo la intensidad y estuvo cerca de ampliar a los 6, pero Orion, de gran labor, le tapó un mano a mano a Correa.

Sin ideas, pero gracias al cansancio que sintió el local, Boca se fue acercando y a los 44, cuando Mercier le cometió un penal infantil a Erbes, se encontró con una inesperada chance para igualar.

Con un tiro suave a media altura, Pérez ejecutó la infracción y Torrico, con un manotazo a un costado, le devolvió la alegría y la ilusión al público azulgrana, que deliró con el pitazo final de Delfino.


Comentarios


Santo sufrimiento