Sapag: “Alerta pero no catástrofe”

VILLA LA ANGOSTURA (AN).- En diálogo telefónico con “Río Negro” desde Villa La Angostura, el gobernador neuquino Jorge Sapag en uso de licencia por la campaña electoral, quiso llevar tranquilidad a la población y explicó que el problema principal es la acumulación de arena o sílice sobre los transformadores eléctricos debido a que con la lluvia de ayer hace un arco voltaico y producen cortocircuitos. Reveló que el EPEN está trabajando para solucionar el problema en combinación con los Bomberos y Defensa Civil. Si bien aclaró que se trata de “sílice, arena” y que “no contamina ni es tóxica”, admitió que la acumulación de material “complica”, y anunció que se está trabajando para solucionar el problema. Según indicó, el gobierno nacional mandó dos plantas potabilizadoras y el EPAS dos centrales eléctricas portátiles de emergencia. Agregó que, producto de las lluvias de ayer, los aproximadamente 20 cm de ceniza acumulados en la Villa provocan problemas con los desagües. Pero adelantó que el tema “se está combatiendo pala en mano y con maquinarias: retroexcavadoras y palas mecánicas”. “Catástrofe hay en Chile, donde se abrió una grieta de 5 kilómetros y la fumarola del volcán creó una torre de humo y cenizas de 10 kilómetros de alto”, dijo el gobernador. Aclaró que ayer la columna de cenizas “bajó de 10 a 8 kilómetros de alto porque la actividad ha disminuido” y consideró que la lluvia “también es un dato positivo”. Sapag reveló que está en contacto permanente con la Onemi (Oficina Nacional de Emergencia) dependiente del ministerio del Interior de Chile, y que cada 40 minutos se comunica con el vulcanólogo que monitorea la erupción. El gobernador también sostuvo que hay una luz roja para el turismo. Pero destacó que aún falta un mes para el comienzo de la temporada y se manifestó optimista respecto de que las cosas volverán a la normalidad en breve.


Comentarios


Sapag: “Alerta pero no catástrofe”