Sapag: “Seré un hombre de consulta”

En el gobierno preocupa la respuesta de infraestructura ante la llegada de familias atraídas por el trabajo en el petróleo.



#

Sapag cerró el año de trabajo en la Residencia Oficial de la Costa. Atendió los últimos asuntos antes del 24. Foto:Matías Subat

ENTREVISTA: Jorge Sapag

NEUQUÉN (AN).- “Seré un hombre de consulta”, dice sin rodeos Jorge Sapag sentado en un confortable sillón ubicado estratégicamente delante de un luminoso ventanal que da a un brazo del río Limay, oculto tras los árboles.

El gobernador se encuentra en la oficina de trabajo en la residencia oficial, un lugar donde el silencio lo interrumpe el canto de los pájaros y deslumbra un parque prolijamente cuidado que se extiende como un enorme tapiz verde.

La idea de transformarse en oráculo de la próxima gestión es la respuesta del gobernador a la pregunta que le formuló “Río Negro” acerca de su futuro después del 10 de diciembre del 2015. Sapag da por sentado que la fórmula que él impulsó, la que integran Omar Gutiérrez y Rolando Figueroa, se impondrá en las elecciones provinciales que se harán en mayo, no ya en la segunda quincena, como había dicho en algún momento, sino en la primera, como propone ahora.

En la entrevista Sapag deja alguna señales acerca de cómo será esa función. “Me voy a sentir cómodo en algún trabajo que tenga que ver con el gobierno, un embajador itinerante que pueda explorar oportunidades para Neuquén”, sostiene y agrega: “Estoy tranquilo de pasar la posta. Es como el corredor que sabe que participa de la carrera pero que la posta la está llevando otro”.

Sapag se molesta porque alguien comparó el momento actual del MPN con el eslogan de campaña del 73 del peronismo, aquél de “Cámpora al gobierno, Perón al poder”.

“Eso no es así. Cuando se llega al gobierno el que elige el pueblo tiene que gobernar”, contrarresta el gobernador esa opinión.

Sobre su futuro a partir del 2019 responde con una frase que le atribuye al jefe de Gabinete, Jorge Capitanich. “El dice: un día es corto plazo; dos días mediano plazo; tres días largo plazo, 30 futurología y un año clarividencia”.

-¿Pero entonces no piensa en el retorno cuando pase un período de gobierno?

-Eso uno no lo puede decidir. Es el destino. Hay que dejar que las nuevas generaciones hagan camino al andar, porque si andan bien naturalmente van a pensar en la reelección.

-¿Ya le puso fecha a las elecciones?

-Va a ser más tirando a la primera quincena de mayo que a la segunda.

-¿Cómo cierra el año político?

-Muy bien. Diferente al 2013. Ese año hubo un llamado de atención a tiempo que nos hizo recapacitar y ver por qué nos habíamos equivocado. Y en el 2014 fuimos por el partido y las candidaturas y nos fue bien.

-¿Qué fue entonces lo que cambió entre un año y otro?

-Cuando uno está en el gobierno tiene una mirada administrativista. Administra ingresos, egresos, recursos y gestiona, pero se olvida de la mirada política. Con el trabajo de gestión, la actividad partidaria queda a un costado y uno siempre dice: mañana me ocupo. Y si ese mañana no llega, se produce el problema.

Y en lo personal, ¿qué dejó el año?

-Me marcó la desaparición de mi madre. Había una relación muy linda. Se la extraña y por ahí tomo el teléfono y me da la sensación de que puedo llamarla. Ella quería descansar.

GERARDO BILARDO gbilardo@rionegro.com.ar


Comentarios


Sapag: “Seré un hombre de consulta”