Sapag y Moyano bendijeron a Rodríguez

Papelitos celestes y blancos y un símil de fuegos artificiales, en el acto en el que asumió el nuevo jefe de la CGT neuquina

NEUQUÉN (AN) - "Este es un acto histórico", dijo ayer el flamante secretario general de la CGT Neuquén, Sergio Rodríguez, al dirigirse al público que colmó el salón del club Pacífico y lo tapizó de coloridas banderas gremiales.

Y no se equivocó, teniendo en cuenta que en el atiborrado palco, además de cerca de un centenar de dirigentes de diferentes gremios, diputados y funcionarios, lo acompañaban el secretario general de la central obrera nacional, Hugo Moyano, y el gobernador Jorge Sapag.

Papelitos celestes y blancos y símil de fuegos artificiales fueron lanzados al aire por los equipos de escenografía, al tiempo que sonaba con fuerza la marcha peronista y el ¡Viva Perón! se hacía coro entre los cerca de 2.000 simpatizantes y los dirigentes.

Un breve discurso dio Rodríguez para delinear muy sintéticamente sus propuestas para hacer prosperar la unidad de los sindicatos neuquinos. "Hace cinco años se abrió un nuevo período en la historia del país, dignificándose al hombre a través de la recuperación del trabajo y el salario", dijo Rodríguez. También fustigó a los empresarios del campo y su protesta.

Moyano, pese al yerro inicial cuando dijo "Felipe" en vez de "Elías", despertó los mayores aplausos cuando abrió su discurso, también breve pero directo, tributándole un recuerdo al desaparecido senador Elías Sapag, padre del Gobernador.

Puntualmente, Moyano recordó el decisivo rol que jugó Elías Sapag en el 84, cuando el gobierno de Raúl Alfonsín intentó recortar las facultades que la ley le otorga a las organizaciones gremiales. "En la persona de su hijo, el gobernador Sapag, vaya nuestro reconocimiento", dijo el líder sindical.

Sapag no fue solo. Se vio a sus ministros de Gobierno, Jorge Tobares; de Desarrollo Territorial, Leandro Bertoya; y de Trabajo y Seguridad, César Pérez.

El público estaba compuesto por militantes de distintos gremios, pero sin duda que dominaron la escena los identificados con el verde y blanco del sindicato de Camioneros.

 

Cuestionamientos

 

Moyano no dejó de cuestionar a los dirigentes del campo, a quienes les atribuyó la intención de provocar un cambio en el rumbo económico del país y dedicó algunos párrafos para destacar la importancia que tiene, para los trabajadores del país, haber recuperado las discusiones salariales.

"Como columna vertebral de este país, los trabajadores vamos a hacer todo el esfuerzo para contribuir a la construcción de una Argentina más justa y más solidaria. Porque la bandera de la justicia social debe ser una bandera de realidad y compromiso", añadió Moyano.


Comentarios


Sapag y Moyano bendijeron a Rodríguez