Circulación por DNI en Neuquén: días y horarios para comprar y recrearse

Sarandría se siente jaqueado por presiones internas

El intendente de Roca amenazó incluso con renunciar al cargo. Los sectores "ultraveranistas" le objetan el estilo de conducción.El gobernador llegó a plantearle la necesidad de modificar el gabinete.



ROCA (AR)- La interna radical dentro del municipio roquense se acercó a límites inesperados. La expresión más elocuente de ese proceso es la determinación del intendente Ricardo Sarandría de renunciar a su cargo si continúan las presiones para que tome decisiones ajenas a su estilo de conducción.

El fin de la paciencia del mandatario quedó en evidencia durante los actos conmemorativos del 121 aniversario de esta ciudad. La primera señal de enojo la emitió en un discurso en Stefenelli, donde afirmó que si algo o alguien pretendía obligarlo a traicionar el mandato para el que fue elegido, "no dudaría en devolvérselo al pueblo de Roca".

Luego expresó por una radio que "estaba cansado de los que operaban con fines políticos dentro de los organismos públicos".

En los hechos, Sarandría denuncia elípticamente la existencia de intentos de conformar -desde distintos planos de la administración municipal- poderes paralelos al suyo.

Desde su asunción, es un secreto a voces que el intendente enfrenta presiones del grupo "ultraveranista" liderado por el director de Servicios Públicos, Luis Salvucci. En los conflictos también intervinieron integrantes del círculo que rodea habitualmente a Verani en Roca, entre los que se encuentran el encargado de mantenimiento y reparación de escuelas del Consejo Provincial de Educación, Rodolfo "Rodi" Aguirre y la responsable de la delegación roquense de Acción Social, Susana García.

Las reuniones para exigirle cambios a Sarandría no fueron pocas en los últimos meses.

La tensión se incrementó durante la ausencia del gobernador por su enfermedad. Algunos comentan que en este período el intendente intentó acotar el poder de Salvucci y a cambio se encontró con el contraataque del empleado, que habría amenazado con tomar represalias. El despacho del intendente y el primer piso del municipio fueron escenarios de reuniones en las que abundó el nerviosismo. Luego llegaron a un principio de acuerdo y todos mostraron una falsa calma que no tardó en desaparecer.

La nueva ofensiva llegó pocos días después de que Verani regresara a la provincia y posteriormente a Roca. Esta vez las críticas por las políticas de gobierno fueron más allá de lo habitual y pocos días después Sarandría escuchó del propio gobernador que debía hacer cambios en su gabinete. Los lugares a modificar serían Obras Públicas y Gobierno. (ver aparte)

Las discrepancias entre ambos siempre estuvieron centradas en los diferentes estilos para gobernar.

Para Verani el actual intendente es más reflexivo que práctico y cuestiona su tendencia a hacer de la planificación, un método destinado a tamizar puntos de vista y organizar decisiones.

Los cuestionamientos del "ultraveranismo" se extienden incluso al estilo de gobernar que aplica Sarandría, basado fundamentalmente en la apertura, el espíritu crítico, la consul-ta y en hacer del municipio una institución del conjunto de Roca y no destinada a favorecer en sus accionar algún interés partidario en particular.

Para los "ultraveranistas", este estilo es contraproducente para los intereses electorales del radicalismo. Sin embargo, se sabe que en los últimos días, dos encuestas mostraron que la imagen del intendente ante la gente era muy buena e indudablemente eso lo impulsó a tomar la decisión de hacer conocer su hartazgo.

Cambios en Obras Públicas y Gobierno

Concretamente, la presión del sector encabezado por Luis Salvucci y Rodolfo A-guirre se basó en la exigencia de que el actual director general de Obras Públicas, Carlos Rodríguez, abandone su cargo.

En los pasillos del municipio se escuchó por estos días que hay un claro objetivo detrás de la intención de ocupar el lugar del cuñado y hombre de confianza de Sarandría: se trata de un puesto clave para llevar adelante el estilo que prefieren implementar los seguidores del gobernador a la hora de hacer política.

Sin embargo, el nombre del ingeniero Rodríguez no es el único que suena cuando se habla de alejamientos. Otra de las secretarías que cambiará de conducción es la de Gobierno, que actualmente está bajo el mando de Raúl Sartor.

En este caso lo que sobran son versiones y aún no se sabe quién tomó la decisión de que el hermano del ministro de Desarrollo Social, Daniel Sartor, cese en sus funciones. El actual secretario de Gobierno se habría enterado el mismo día del aniversario de Roca que no seguiría en el Ejecutivo roquense. Algunos comentan que luego de esto hubo reuniones para evitarlo y hasta se habló de un traspaso hacia otra secretaría, aunque no se sabe a cuál. (AR)


Comentarios


Sarandría se siente jaqueado por presiones internas