Schumacher es una máquina de ganar

El alemán se convirtió en el primer piloto que se impone en diez pruebas de un mismo Mundial.





Insaciable, el alemán Michael Schumacher ganó ayer de punta a punta el Gran Premio de Bélgica y se convirtió en primer piloto que se impone en diez pruebas en un Mundial en la historia de la Fórmula 1.

Así como Schumacher sumó la victoria sexagésima tercera en su campaña, Ferrari conquistó su sexto "uno-dos" del año, ya que el brasileño Rubens Barrichello, después de una largada impecable, llegó segundo y se afirmó en su objetivo de consagrarse subcampeón.

Luego de superar en la partida al finlandés Kimi Raikkonen , Barrichello conservó sin apremios el segundo puesto y ahora aventaja en el certamen por siete puntos al colombiano Juan Pablo Montoya, quien llegó tercero.

Como a lo largo del actual Mundial, la superioridad de Schumacher fue apabullante, al punto que cuando efectuó su segunda para en boxes, en el giro treinta, había acumulado más de cincuenta y cuatro segundos de ventaja sobre Montoya, quien estaba tercero, a razón de casi dos segundos por vuelta, lo que refleja una superioridad abismal.

Por ello, la ventaja final sobre Barrichello y Montoya no refleja en absoluto lo que fue la prueba y se explica sólo porque el alemán levantó y cuidó su auto, mientras que detrás suyo explotaban los motores de los autos de Raikkonen, Jarno Trulli, Felipe Massa, Giancarlo Fisichella y Olivier Panis.

Ahora dejó atrás Nigel Mansell, con quien compartía el récord de nueve triunfos en un Mundial, que ayer superó con su décima victoria, en un certamen formidable.

Pero Schumacher logró ayer otros récords. Se transformó en el piloto que más veces ganó en el difícil circuito belga, seis contra cinco de Ayrton Senna, y que más veces subió al podio, con dieciséis, mientras igualó con Jim Clark el número de "pole", victoria y giro más veloz en una misma prueba, con once.

"No esperaba que todo fuese tan fácil en esta complicado circuito", expresó el pentacampeón, quien este año igualó también la marca mítica de cinco títulos mundiales que lucía el argentino Juan Manuel Fangio.

Detrás del binomio ferrarista se ubicó un Montoya, quien hizo una excelente prueba, pese a que su Williams tenía una puesta a punto precaria.


Comentarios


Schumacher es una máquina de ganar