Se acerca al Caribe mexicano el huracán más poderoso registrado



Actualizado a las 19:21

MIAMI (AFP) - Wilma, que se transformó en el más poderoso huracán del que se tiene registro en la cuenca del Atlántico, amenaza con potencial catastrófico a la península mexicana de Yucatán, Cuba, la golpeada Centroamérica y Florida. La presión del fenómeno, de 882 milibares, es la "más baja registrada para un huracán en la cuenca del Atlántico", dijo el centro Nacional Huracanes de Estados Unidos, con sede en Miami. Cuanto menor la presión, más poderosa una tormenta.

A las 12H00 GMT, Wilma, con vientos de 280 km/h, se ubicaba unos 550 km al sureste de Cozumel, México, y se desplazaba con dirección oeste noroeste hacia la península de Yucatán, aunque se espera que cambie su curso en las próximas 24 horas, indicó el NHC. Wilma se desplaza hacia el oeste-noroeste a unos 13 km/h y se espera que vire al noreste en las próximas 24 horas, con rumbo a Florida y a Cuba, donde llegaría el próximo fin de semana. Wilma, la vigésima primera tormenta y el duodécimo huracán registrado en lo que va de temporada en el Atlántico, "es un huracán potencialmente catastrófico de categoría cinco", la máxima en la escala Saffir-Simpson, indicó el NHC, que no obstante añadió que "está cerca de su máxima intensidad potencial, y no se anticipa un mayor fortalecimiento".

Una vigilancia de huracán está en efecto para la costa este de la península de Yucatán, desde Cabo Catoche hasta Punta Gruesa, así como para Cuba (provincia de Matanzas hacia el oeste hasta Pinar del Río y la isla de la Juventud) y las islas Caimán, precisó el boletín del NHC. Asimismo, está vigente un aviso de tormenta tropical para Honduras, desde la afrontera con Nicaragua hasta Cabo Camarón, añadió. Las lluvias asociadas a Wilma ya provocaron extensas inundaciones y deslizamientos de terreno en Jamaica, donde más de 300 personas buscaron refugio en albergues públicos, según la Oficina de Desastres y Manejo de Emergencias.

La oficina reportó extensos daños en carreteras, vías intransitables y deslizamientos de terreno que han dejado aislados a familias y comunidades enteras, y hospitales inundados sobre todo en el sur y sureste del país. Las autoridades tuvieron que llevar a cabo operaciones de búsqueda y rescate de decenas de personas que quedaron aisladas por los deslizamientos e inundaciones, aunque no se confirmaron muertes de inmediato.

Las Islas Caimán, al noroeste de Jamaica y duramente azotadas por Ivan el año pasado, también sufrían desde la noche del martes los efectos de las lluvias de Wilma. En Centroamérica, duramente afectada por el pasaje de Stan a comienzos de octubre, se encontraba en alerta. En Guatemala, donde Stan dejó más de 2.000 muertos y desaparecidos, la oficina de Meteorología advirtió que Wilma podía provocar nuevas inundaciones y deslizamientos de terrenos ya saturados por las lluvias. La costa noroeste de Nicaragua estaba bajo alerta ciclónica, y el huracán era vigilado también por las autoridades de El Salvador.

En Honduras, donde siete personas murieron por Stan, se declaró alerta roja y fueron evacuados los residentes de Santa Rosa de Aguán, donde en 1998 el huracán Mitch mató a más de 300 personas cuando arrasó poblaciones costeras. En Cuba, el gobierno ordenó evacuaciones de más de 5.000 personas por peligro de inundaciones en cuatro de las seis provincias orientales: Guantánamo, Santiago de Cuba, Granma y Camagüey. "¿Por qué nosotros?", fue en tanto la reacción del gobernador de Florida, Jeb Bush, al comentar sobre el peligro que representa Wilma para el Estado "¿Cómo es que una tormenta hace un brusco viraje de 90 grados?". En los Cayos del sur de Florida, por otro lado, las autoridades locales ordenaron la evacuación de turistas y no residentes a partir del mediodía del miércoles, adelantando las acciones preventivas "por el aumento en la intensidad de la tormenta", más rápido que lo previsto.

Notas asociadas: Otra vez un ciclón posterga una entrega de los MTV


Comentarios


Se acerca al Caribe mexicano el huracán más poderoso registrado