Se agotó el tiempo para Aerolíneas Argentinas

El consejo de administración de Aerolíneas se reunirá para analizar hoy el llamado a una convocatoria de acreedores con el fin de reestructurar sus deudas, del orden de los 900 millones.



Aerolíneas Argentinas entra hoy en convocatoria de acreedores luego de una prolongada crisis que no permitió destrabar el conflicto entre la SEPI y el gremio de los técnicos y frustró el aporte de capital que iba a hacer el grupo español si los siete sindicatos suscribían el llamado Plan Director.

El gobierno nacional descartó ayer cualquier posibilidad de reestatizar la compañía bandera, echando por tierra las versiones que circularon en España.

El secretario general de APTA, Ricardo Cirielli, y el vocero de la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales, Luis Hernández López, mantuvieron un áspero diálogo radial donde ratificaron sus posiciones y cruzaron acusaciones y responsabilidades.

Hernández López, concretamente, le reclamó que tome el teléfono, se comunique con el presidente de la SEPI, Pedro Ferreras, y le manifieste su decisión de suscribir el Plan Director.

Cirielli colocó el desafío en otro marco: que Ferreras venga a Buenos Aires y negocie en público con la parte gremial.

El Plan Director fue la condición excluyente que impuso la SEPI para realizar cualquier aporte de capital: es una estrategia de "saneamiento" y redefinición global de la compañía que implica, sin eufemismos, un programa de despidos y redefinición de las condiciones laborales y salariales.

Los dos viajes realizados por funcionarios argentinos a España tuvieron la misma frontera: sin un consenso absoluto alrededor del Plan Director, no habría dinero para tornar operativa a Aerolíneas.

En este escenario, hizo su ingreso la empresa de capitales peruanos Aero Continente, con una oferta que hizo llegar el lunes a la SEPI para adquirir la mayoría del paquete accionario de Aerolíneas Argentinas.

La empresa publicó ayer una solicitada en los diarios argentinos y ofreció una conferencia de prensa donde aseguró estar "en condiciones" de hacerse cargo de la operatividad de Aerolíneas, retomar las rutas nacionales e internacionales suspendidas y no producir despidos.

El gobierno nacional, a través del ministro de Economía Domingo Cavallo, descartó la posibilidad de una reestatización, que era el reclamo de los gremios cuando comenzó la protesta de los técnicos el 24 de abril, con un paro que duró nueve días.

Cavallo no dejó margen de duda: "No existe esa posibilidad", dijo, ya que "para la Argentina es imposible destinar dineros públicos porque hay otros usos más prioritarios".

Boicot contra España

Militantes de entidades gremiales y de partidos de izquierda realizaron ayer diversas medidas de fuerza y actos de repudio contra la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI), de España, por el incierto futuro de Aerolíneas Argentinas.

Las medidas de fuerza más contundentes fueron protagonizadas por la CGT de Hugo Moyano, que tomó una estación de servicio en el marco del "boicot" a las empresas españolas; y el de Izquierda Unida, que prendió fuego una bandera de papel de España frente a las puertas de la sede de Iberia.

Al respecto, varios centenares de militantes y dirigentes de los gremios de taxistas, camioneros, judiciales, azafatas y ceramistas, tomaron desde las 17 y hasta las 18 la estación de servicio de YPF-Repsol, ubicada en el centro porteño. (DYN)

Piden acción al Estado

La Cámara de Diputados aprobó anoche un proyecto que insta al Ejecutivo a designar "un negociador" que centralice las acciones del Estado en la crisis de Aerolíneas y recuperar el derecho de veto sobre las decisiones sobre rutas y frecuencias de la compañía aérea.

El proyecto que fue votado con consenso de la mayoría de los bloques de la Cámara baja, con excepción del bloque de legisladores de Acción por la República, también le reclama al Poder Ejecutivo que "promueva la búsqueda de alternativas de inversión, expansión o alianzas estratégicas con otras nuevas compañías aéreas".

La Alianza logró frenar el tratamiento del proyecto que modifica la ley de quiebras para preservar los salarios y los convenios colectivos de las empresas que se vean afectadas por esa decisión, que contaba con media sanción del Senado.

Fueron infructuosos los intentos del peronismo, que con el puntano Oraldo Britos como vocero de turno, procuró instalar el debate de esa iniciativa del Senado que ayer recibió el calificativo de "disparate" de boca del propio jefe de Gabinete, Chrystian Colombo, en su paso por Diputados. (Infosic)

El Senado aprobó anoche en general la ampliación de la convertibilidad al euro

BUENOS AIRES- El Senado aprobó anoche en general el proyecto de ampliación de la convertibilidad, por el cual el euro se suma al dólar como nuevo factor de paridad del peso.

El tema recién empezó a tratarse a las 22.45, después de más de cinco horas de sesión, con un un quórum muy estricto y con el voto favorable de todo el oficialismo y casi todo el justicialismo.

La iniciativa era intensamente reclamada por el ministro de Economía, Domingo Cavallo, ya que lo con- sidera un resguardo contra cualquier intento por desestabilizar el peso, ya sea para forzar una devaluación de la moneda o una dolarización de la economía.

El proyecto consta de tres artículos.

El primero de ellos indica que "será convertible para la venta, a una relación de un peso por el promedio simple de un dólar de los Estados Unidos de América y un euro de la Unión Europea, en las condiciones establecidas por la presente ley. A estos efectos se tomará la cotización de tipo vendedor de euros en dólares estadounidenses en el mercado de Londres".

El segundo señala que la entrada en vigencia de la ley se producirá automáticamente "al día siguiente" de que el euro cotice al mismo valor que "un dólar norteamericano para la venta en el mercado de Londres o supere dicha cotización".

Esta cláusula fue la que motivó a algunos legisladores justicialistas a considerar la ley como "de efecto neutro" y "de cumplimiento virtual", ya que no se sabe si alguna vez, ni cuándo, se producirá una nivelación del euro con el dólar".

Sin embargo, esta cláusula disparadora de la norma fue tangencialmente eludida durante el paquete de medidas económicas anunciadas por Cavallo el viernes pasado.

Dentro de las disposiciones propuestas se estableció un "factor de empalme" para las exportaciones e importaciones cuyo valor emerge precisamente de un promedio de la diferencia que actualmente existe entre el dólar y el euro.

Esta medida, anticipatoria por su efecto del contenido de la ley, fue interpretada en diversos sectores económicos como una devaluación encubierta, ya que actualmente el euro cotiza a un valor inferior al dólar, atado desde la ley de convertibilidad original al valor del peso.

El tercer artículo habilita al Banco Central a "formular los instrumentos necesarios para facilitar la adopción del nuevo patrón de convertibilidad en la adaptación de las deudas preexistentes".

El proyecto redactado por el Poder Ejecutivo fue aprobado en la Cámara de Diputados el pasado 2 de mayo, y desde entonces el PJ inició un proceso de evaluación de la iniciativa.

El bloque del PJ aprobó un proyecto de resolución en el que hizo "votos para que en el marco del estado de derecho se resuelva la situación procesal de (el expresidente Carlos) Menem y se respete su buen nombre y honor". (DyN)


Comentarios


Se agotó el tiempo para Aerolíneas Argentinas