Se agravó la situación del ex represor Barrera

Juez le sumó imputación de asociación ilícita. Escuchó durante 4 horas pruebas y acusaciones.



#

Farías Barrera se negó a declarar y su preocupación fue la desprolijidad de sus cejas.

NEUQUEN (ACE).- El juez federal Guillermo Labate sumó la imputación de asociación ilícita a los delitos de lesa humanidad por los que se acusó al mayor retirado Luis Alberto Farías Barrera por su actuación durante la represión en la última dictadura militar.

Durante cuatro horas, Farías Barrera escuchó las pruebas y acusaciones en su contra y luego, cuando se le preguntó qué tenía para declarar, el imputado decidió no emitir palabra.

El militar retirado era quien recibía en el Comando a los familiares que iban en busca de los desaparecidos tras no hallar rastros ni datos en comisarías y unidades policiales, luego de que fueran detenidos en forma ilegal a partir de 1976.

Según los testimonios de las víctimas, Barrera fue parte de varios "traslados" de detenidos - desaparecidos hasta el centro clandestino "La Escuelita" de Neuquén, mientras que también formó parte de la custodia que recibía a personas que venían hacia unidades carcelarias de la zona desde otros destinos en horarios nocturnos, golpeados, con vendas en los ojos y en situaciones de irregularidad.

"El imputado se negó a declarar, permaneció en el juzgado el tiempo que insumió la lectura de los hechos y las pruebas", dijo ayer el juez Labate quien dijo que los cargos que pesan en su contra son los de asociación ilícita, tormentos reiterados y privación ilegítima de la libertad.

La acusación por asociación ilícita fue incorporada ayer en la indagatoria a pedido de la fiscalía. El fiscal federal José María Darquier presentó un escrito a primera hora y el juez lo aceptó.

La acusación implica atribuírle a Farías Barrera integrar una asociación formada para cometer crímenes, o pertenecer a un grupo de personas dispuestas a contribuir con un plan de fines ilícitos.

En la indagatoria estaban presentes Labate, Darquier, la secretaria del tribunal Silvina Domínguez, el imputado y el defensor oficial, Eduardo Peralta.

La defensoría solicitó el miércoles el arresto domiciliario a Farías Barrera debido a su edad -77 años- en tanto Labate aún no definió si se le otorga el beneficio.

El juez solicitó informes respecto a dónde se alojaría, quién estará a su cargo y en qué condiciones se cumpliría la prisión domiciliaria. El juzgado ya recibió un informe médico que detalla que el ex mayor

se encuentra en buenas condiciones de salud física y mental.

Farías Barrera permanece detenido desde el miércoles en una unidad policial y deberá permanecer detenido hasta que el juez defina su situación en los próximos 10 días.

En ese mismo período el juez iniciaría una primera ronda de indagatorias a los militares imputados como responsables por las denuncias de las víctimas que padecieron tormentos en el centro clandestino "La Escuelita" de Neuquén.

Labate cuenta con otras denuncias que involucran a los imputados por las denuncias de desaparecidos y sobrevivientes de la región que fueron detenidos ilegalmente y torturados en comisarías o sedes de la policía federal en Neuquén, Cutral Co y Cipolletti; o detenidos ilegalmente en la región y trasladados al centro clandestino de Bahía Blanca.

La indagatoria a Farías Barrera que estaba prevista a fines de mes junto con el primer grupo de imputados que Labate prevé citar, se vio acelerada luego de que el mayor retirado intimidara en forma personal y por teléfono a dos testigos que integran la querella.


Comentarios


Se agravó la situación del ex represor Barrera