Se ahonda el conflicto entre Macri y Nación

El enfrentamiento se profundizó con la parálisis de los subtes de esta semana. La solución aparece cada vez más complicada.



#

El jefe de gobierno porteño afirmó días atrás que Nación quiere asfixiarlo.

BUENOS AIRES (ABA) . - La tensión entre el gobierno nacional y su par porteño, viene en una escalada de derivaciones impensadas.

Ese enfrentamiento entre la administración de Cristina Kirchner con la de Mauricio Macri, se reflejó en varios temas: El quite de personal de la Policía Federal, la posibilidad que el Banco Ciudad de Buenos Aires pierda los depósitos judiciales, la disputa por la cuestión de los residuos y en el pináculo el manejo de los subterráneos que en los días pasados tuvo una jornada de paro total, otra parcial y la amenaza de los gremios de una huelga de tres días la semana entrante.

Pero más allá del impacto que en la ciudadanía de la Capital tuvo la parálisis de un medio de transporte neurálgico como el subte, lo relevante para cualquier análisis en estas horas es el modo en que se expresa un conflicto político en la vida cotidiana.

De agudizarse este escenario, podría complicar la propia gobernabilidad.

Como suele decirse, la sociedad queda como rehén de estas disputas, y reparte los costos políticos. ¿A quién cree que le adjudica la culpa la gente sobre lo que pasa con los subtes?, consultó “Río Negro” a la diputada nacional macrista, Gabriela Michetti: “La sociedad le echa la culpa a los políticos en general y no distingue demasiado, está harta, cansada, quiere viajar bien, como corresponde para ir al trabajo o la escuela y se enoja con todos”, reconoció la ex vicejefa de Gobierno.

Michetti también se refirió al aspecto mediático de la pulseada. “Desde PRO tratamos de clarificar que estamos de acuerdo con el traspaso, pero como debe ser. Por primera vez nos estamos plantando frente a un gobierno nacional que tiene la característica de buscar arrodillar a quien tiene enfrente o darle beneficios a quien está de su lado”.

Del otro lado del ring, desde el Ejecutivo nacional responden que el de la Ciudad tiene que “hacerse cargo”. Apuntan al convenio firmado a comienzos de año en que se incrementó el boleto de subterráneo (de 1,10 a 2,50 pesos); desde el macrismo responden que no les entregaron los fondos como sostiene la Constitución Nacional.

El legislador de la Ciudad, Claudio Presman (UCR) sintetizó la postura de los terceros partidos frente a este panorama: “Macri tiene que asumir el manejo de los subtes y presionar por la entrega de los fondos, porque esto último es lo que corresponde”. Lo más preocupante -agregó Presman- es que la pelea entre el kirchnerismo y el macrismo llegó a un punto tal en la legislatura que es difícil ver como se puede conciliar en el corto plazo.

Es una pena -aceptó Michetti- yo también observo que la tensión va aumentando, creo que hay que dialogar, la competencia se da en las elecciones, es inaceptable la competencia permanente.

¿Quedó algún canal de negociación abierta entre Nación y la Ciudad de Buenos Aires?

Desde PRO insisten en una reunión bilateral Cristina- Mauricio Macri, mientras desde la Casa Rosada difunden que se trata de un “escapismo” y envían a funcionarios de segundo nivel a la convocatoria.

Por si fuera poco, el ministro de Trabajo; Carlos Tomada llevó por la fuerza pública a una negociación salarial a Juan Pablo Piccardo (titular de Subterráneos de Buenos Aires Sociedad del Estado (Sbase) y éste denunció al gobierno por “privación ilegítima de la libertad”. Anteayer, Tomada insistió en que podría recurrir a una acción similar en los próximos días.

En medio de la batalla, desde el sector gremial más duro (metrodelegados) y desde la propia empresa (Metrovías) disparan contra Macri en lo que el macrismo interpreta como una “movida política”.

Cerca de Macri dicen que se trata de una “asfixia financiera” aplicada desde la Casa Rosada hacia quien es vislumbrado como alternativa.

Claudio Rabinovitch

(ABA)


Comentarios


Se ahonda el conflicto entre Macri y Nación