Se apagó el horno y no lo notaron: pudo ser una tragedia

Ocurrió en Neuquén cuando una abuela cuidaba a sus tres nietos. La mamá los encontró desvanecidos.



NEUQUEN (AN).- Una mujer de 65 años y sus tres nietos de nueve, siete y un año de edad resultaron con principio de asfixia por inhalación de gas natural, cuando el horno con el que se calefaccionaban se apagó.

Fueron trasladados al hospital Bouquet Roldán y dados de alta luego de las primeras atenciones médicas.

En la noche del miércoles, una mujer de 65 años se encontraba en la casa de su hija cuidando a sus nietos de nueve, siete y un año.

Para calefaccionar la humilde vivienda del barrio 30 de octubre, la abuela prendió el horno de la cocina, pero una corriente de aire apagó la llama sin que ninguno de los habitantes de la casa se dieran cuenta.

A las pocas horas, al llegar la madre de los chicos se encontró con una escena que por milagro no se transformó en una tragedia.

 

Desvanecidos

Los chicos estaban desvanecidos en sus camas y la mujer mayor con mareo y un fuerte dolor de cabeza. Ante los gritos desesperados de la madre, los vecinos llamaron a la ambulancia y a la policía. Inmediatamente fueron derivados al hospital Bouquet Roldán al que ingresaron con fuertes vómitos y mareos pero sin pérdida de conciencia.

En la guardia le suministraron oxígeno y una vez suspendidos los síntomas fueron dados de alta y regresaron juntos al escenario del accidente.

La División Bomberos procedió al corte de suministro de gas natural en la vivienda para evitar que se produzcan nuevos accidentes, hasta tanto el personal de Camuzzi constate el estado de las instalaciones y de los artefactos domésticos.

Tanto médicos como personal policial y de Bomberos coincidieron en señalar que la tragedia pudo ser evitada porque la mamá de los chicos llegó justo a tiempo. Unos minutos más hubieran sido fatales en esta situación.


Comentarios


Se apagó el horno y no lo notaron: pudo ser una tragedia