Se apagó el soul



Solomon Burke, el legendario cantante de soul falleció ayer en Amsterdam a los 70 años.

El “predicador”, autor de temas como Everybody needs somebody to love, murió por causas que se desconocen poco después de aterrizar en el aeropuerto de Schiphol procedente de Los Ángeles, dijo una fuente. A la altura de gigantes como Marvin Gaye, Aretha Franklin, Sam Cooke y James Brown, aunque sin su notoriedad, con él desaparece una de las mayores voces de la edad dorada del soul. Pesaba más de 200 kilos y dejó 21 hijos y 90 nietos.


Comentarios


Se apagó el soul