Se complica la posguerra en Irak: 97 muertos

Expertos temen que Bagdad se torne la 'Belfast de Medio Oriente'.



BAGDAD (Reuters/AFP) - Tropas estadounidenses mataron ayer a 27 iraquíes que tendieron una emboscada a una patrulla de tanques, aumentando a 97 la cifra de iraquíes muertos en las últimas 48 horas, en los más sangrientos enfrentamientos desde que el presidente George W. Bush declaró el fin de la guerra.

El ejército estadounidense lanzó dos grandes operaciones al oeste y norte de Bagdad esta semana contra lo que dice son fuerzas leales al derrocado presidente Saddam Hussein, responsabilizadas de una ola de ataques contra las tropas de ocupación en un área controlada por la rama sunita del Islam.

Un comunicado militar dijo que un grupo organizado de combatientes había lanzado granadas contra una patrulla de tanques de la Cuarta División de Infantería en Balad, a unos 90 kilómetros de la capital. "Los tanques respondieron al fuego matando a cuatro de los atacantes, y obligando al resto a huir", dijo el comunicado. "Tanques y vehículos de combate Bradley reforzados con helicópteros Apache AH-64 persiguieron al enemigo, matando a 23 de los atacantes".

No se informó de víctimas estadounidenses en el choque. Unos 4.000 efectivos han rastreado una zona del río Tigris, al noreste de Balad desde el lunes, en la llamada Operación Ataque Península, que el ejército definió como la mayor en seis semanas.

En el otro gran asalto, lanzado en la madrugada del jueves, al menos 70 personas murieron en un campamento de entrenamiento "terrorista" en el noroeste de Irak, dijo el viernes un portavoz militar estadounidense. La 101 División Aerotransportada y unidades de operaciones especiales estuvieron implicadas en e enfrentamiento que comenzó con un ataque aéreo sobre el campamento, a 150 kilómetros al noroeste de Bagdad .

El portavoz dijo que un helicóptero estadounidense Apache había sido derribado durante la operación el jueves, y su tripulación fue rescatada ilesa. Otros dos helicópteros Apache se involucraron en enfrentamientos con fuerzas irregulares iraquíes.

La querra se vuelve "sucia"

 

Las tropas estadounidenses enfrentan una situación cada vez más complicada para eliminar la resistencia armada en Irak

"Bagdad se parece cada vez a una Belfast de Medio Oriente", dijo Charles Heyman, editor de la revista especializada Jane's World Armies. Heyman aseguró que el aumento del número de bajas estadounidenses en la campaña militar por el control de Irak podría continuar por muchos meses más. "Creo que las cosas podrían ponerse peor. Trece (soldados muertos) desde el primero de mayo. Si continúa a ese ritmo, digamos de 10 a 12 por mes, significa que vas a ver 120 muertos en un año más o menos", dijo Heyman. Un total de 45 soldados estadounidenses han muerto en Irak (13 por fuego enemigo y 32 en accidentes) desde el fin de las principales operaciones ofensivas en el país árabe el pasado 1 de may . Un total de 150.000 soldados están actualmente en Irak

Heyman, un ex oficial del Ejército británico, dijo: "Es muy temprano para decirlo con certeza, pero hay una fuerte probabilidad de una campaña desagradable, sucia, que se extenderá por meses". "Podrías decir que Bagdad se parece a una Belfast de Medio Oriente, y que provocará muchas bajas durante un largo período", advirtió La referencia a Belfast, Irlanda del Norte, se debe a que desde hace años se registran choques entre republicanos católicos y monárquicos protestantes, además de con el Ejército británico Heyman opinó que la situación actual no permitirá a Estados Unidos iniciar el retiro de sus tropas a corto plazo.

Tim Eads, un teniente coronel retirado del Ejército de EE.UU., dijo que los militares "no pueden cambiar la manera en que se hacen las cosas allí (en Irak). No quieren meterse en una situación en la se preocupen tanto de protegerse que no asuman riesgos y se olviden de su misión". "De otra forma, tendremos una situación como en la del Líbano, donde los Marines se metieron en sus barracas y se convirtieron en un enorme blanco", dijo Eads.


Comentarios


Se complica la posguerra en Irak: 97 muertos