Se complica la situación en el interior salteño




BUENOS AIRES (Télam).- Las continuas lluvias y el desborde de más ríos y arroyos complicaba ayer la situación en Salta, donde unas 15.000 personas seguían evacuadas por las inundaciones, en tanto el Ejército envió helicópteros y camiones y el vicepresidente Julio Cobos sobrevoló la zona.

En Santa Victoria Este, la comuna más afectada y que concentra a la mayoría de los evacuados, personal de vialidad nacional reforzaba ayer las defensas, ante el empeoramiento de la situación climática en el sur de Bolivia, de donde derivan las aguas que desbordan el río Pilcomayo.

El intendente de esa comuna del departamento Rivadavia, Moisés Balderrama, informó que se rompió una defensa y se inundaron viviendas de unos mil vecinos en la ciudad y los parajes Padre Coll, Misión Grande y Misión Anglicana, a más de 500 kilómetros al noreste de la ciudad capital.

Cobos y el gobernador salteño, Juan Manuel Urtubey, visitaron ayer Santa Victoria Este, donde tomaron contacto con los afectados y sobrevolaron localidades y parajes inundados y aislados en esa región, informó una fuente del gobierno provincial.

El vicepresidente fue desde Buenos Aires a Orán, donde está una base del puente aéreo de ayuda a las zonas inundadas del noreste, y de allí partió, junto a Urtubey, en una avioneta de la gobernación.

En la comuna de La Caldera, a unos 30 kilómetros al suroeste de la capital, su intendente, Miguel Calabró, declaró ayer el "estado de emergencia", debido a que el agua del río del mismo nombre amenazaba con superar las defensas.

En Rosario de Lerma, a unos 30 kilómetros al sur de la ciudad de Salta, las aguas del río Rosario traspasaron ayer las defensas y anegaron los sectores más bajos, incluido el centro y los barrios.


Comentarios


Se complica la situación en el interior salteño