Se complicó aprobación de un STJ de cinco jueces

El oficialismo perdió ayer apoyo y anoche no lograba la mayoría necesaria para avalar hoy la iniciativa. La procuradora Piccinini renunció a postularse para el máximo tribunal.



#

La reunión de comisión legislativa realizada el miércoles había llevado optimismo al gobierno, pero ayer el escenario cambió.

Archivo

La mayoría legislativa para aprobar hoy la ampliación del STJ se complicó anoche y el oficialismo trabajaba en la obtención de los 31 votos que necesita para su ratificación en el recinto parlamentario. Ese número anoche no estaba garantizado. La dificultad se originó con la deserción -de por lo menos- de tres votos de la bancada radical, que en el Plenario del miércoles había apoyado a la iniciativa para llevar a cinco los jueces del STJ.

Simultáneamente, la discusión del proyecto derivó en la reacción institucional de la Procuradora General, Liliana Piccinini, que desestimó su postulación para integrarse en el máximo tribunal, aludiendo que esa promoción fue ofrecida -en dos oportunidades- por el gobernador Alberto Weretilneck.

Esta derivación fue producto de la exposición en el Plenario del ministro de Gobierno, Luis Di Giacomo, quien sospechó de la negativa de la legisladora Ana Piccinini, que enmarcó en “algún interés familiar” y “expectativas insatisfechas”.

En lo legislativo, anoche, el gobernador monitoreaba el respaldo existente, que tenía el rechazo de la bancada del PJ disidente y de Ricardo Ledo de Unidos por Río Negro.

Más allá de esa resistencia, sólo habrá ley si hay 31 legisladores con votos afirmativos, pues se requiere el dos tercios del cuerpo. Esta mayoría especial no se había logrado al cierre de esta edición, partiendo que la bancada propia -que preside Pedro Pesatti- contabilizaba 18 adhesiones, incluyendo a Héctor López -que ayer habló con el gobernador- y la expectativa de incorporar finalmente a Martín Doñate, de La Cámpora, cuya resolución dependía de un contacto nacional.

Logrado ese respaldo en el Frente para la Victoria, ese bloque dependía del aporte del radicalismo, quien en la víspera sufrió la deserción de tres legisladores: Francisco González, Héctor Funes y Leonardo Ballester.

Esos parlamentarios variaron sus posiciones después de un encuentro partidario con el exgobernador Miguel Saiz. En cambio, otras dos saíztas -como Marta Milesi y Cristina Uría- continuarían con sus apoyos favorables. El resto de la bancada de la Concertación -que preside Bautista Mendioroz- acompañaban aunque persistían dudas con el legislador Darío Berardi. La arista Magdalena Odarda ya anunció su voto positivo y, en igual sentido sería la posición del peperreísta Claudio Lueiro.

En los últimos contactos, Weretilneck -trascendió- habría advertido a los diputados opositores de su decisión de retirar el proyecto si no se trata y se aprueba en la sesión de hoy, dejando al STJ en tres miembros. Así transmitió presión al PJ disidente y al radicalismo vinculado con Cipolletti.

Por su parte, el debate en el Plenario concluyó en una reacción institucional porque la Procuradora Piccinini remitió una nota al gobernador para cuestionarle la referencia de Di Giacomo. Habló que el ministro tiene como “principal función y misión servir de nexo” entre ambos Poderes, pero consideró que su alusión a la existencia de “algún interés familiar” y “expectativas insatisfechas” ofreció “ribetes muy cercanos a la gravedad institucional”. En otra parte, la Procuradora entiende que Di Giacomo habló por él y que no fue el gobernador quien le “encomendó esa línea de razonamiento”, recordando que “en dos oportunidades” recibió personalmente de Weretilneck la propuesta para integrar el STJ. Concluye con que estima “prudente, necesario y saludable” rechazar ese ofrecimiento para “contribuir a la buena marcha de los asuntos institucionales”. (AV)


Comentarios


Se complicó aprobación de un STJ de cinco jueces